El trabajo investigativo se desarrolló a partir de un control preventivo, donde una automovilista que circulaba en un Chevrolet Corsa exhibió la documentación del vehículo. Enseguida, los efectivos especializados en detectar irregularidades comprobaron que la tarjeta verde presentaba indicios de ser apócrifa. A la hora de verificar los datos en la Dirección Nacional del Registro de la Propiedad del Automotor, confirmaron las sospechas: las chapas patente correspondían a un Peugeot 206 mientras que los números de motor y chasis se ajustaban a otro dominio.

El Corsa tenía una solicitud de secuestro desde el 29 de marzo de 2016 y según la dueña, había sido comprado en Buenos Aires aunque sin realizar la necesaria verificación policial. En apariencia, la mujer, oriunda de Cinco Saltos, fue engañada con papeles totalmente adulterados.

La vecina cincosaltense terminó involucrada en dos causas penales por encubrimiento y falsificación de documento público, con la intervención de la Justicia local y el Juzgado Federal de Roca.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario