El clima en Cipolletti

icon
Temp
100% Hum
LMCipolletti

“Mejorar la democracia es un compromiso de todos"

Edgardo Kristensen es un productor de Cipolletti y en el mes de julio del año 1976 fue detenido en esta ciudad. Luego trasladado a la U-9 y estuvo también en “La Escuelita” en Neuquén.

Cipolletti.- Hoy se cumplen 34 años del último golpe militar que aconteció en la Argentina. Desde aquel recordado 24 de marzo del año 1976 hasta el regreso de la democracia en 1983, se dieron muchos hechos en el país, que han dejado huellas, heridas que aún se manifiestan y perduran en el tiempo.
Edgardo Kristensen es un productor de Cipolletti de reconocida militancia en instituciones, y le tocó de cerca la dictadura, al igual que a su hermano (fallecido ya).
Permanente participante en diferentes instituciones, tanto políticas como de la producción y quizás ese permanente compromiso haya sido en aquella época nefasta el detonante para que fuera detenido.
Kristensen recordó aquellos días, aquella etapa de su vida con La Mañana Cipolletti Online.
 “El 24 de marzo estaba con mi actividad habitual. En ese momento una doble actividad, la chacra que personalmente estaba desarrollando y un trabajo con una empresa petroquímica, que de una manera me ayudaba a llevar adelante el emprendimiento. Eso en lo que hace al día en que se concretó el inicio de la etapa tal vez más triste de la República Argentina. Esto de los secuestros, de las torturas ya había empezado antes, debo reconocer que en el gobierno anterior particularmente con la presencia de aquel triste ministro de Bienestar Social que tanta influencia tuvo en el gobierno y gestor de la triple A. Después del 24 se tornó mucho más comprometido para todo aquel que pensara de manera distinto. En aquella época era muy común el hecho de que pensar, era un delito” comentó Kristensen.
Luego continúo con su relato diciendo que “pero para que esto sucediera se dieron algunas cosas. Una sociedad que de alguna manera facilitaba que estas cuestiones sucedieran. Se publicó hace pocos días el listado de quiénes colaboraron con los servicios, algunos se sorprenden. Personajes muy conocidos de nuestra región, algunos inclusive colegas tuyos. Han participado activamente en lo que hace a facilitar datos para los servicios, con lo que esto significaba en una época en la cual el solo hecho de aparecer en un papelito tu nombre, podía significar tu muerte, tu desaparición. Yo creo que acá comienza una etapa muy triste, en donde inclusive se profundiza todo un modelo económico que apuntaba a eliminar conquistas, de favorecer la concentración económica. Un modelo que por otra parte se reestablece en el punto de vista de la economía, a partir de la década del noventa, donde se registra una profundización no solo en la Argentina sino en toda Latinoamérica”.
“Este modelo responde a situaciones de orden económico que encontraron sus aliados, algunos integrantes de la población por colaborar y otros por no participar la favorecieron”
“Particularmente yo no fui detenido en ese momento, si un hermano mío ya fallecido, mayor que yo, Carlos José, que trabaja en ese momento en la universidad y él fue detenido en la misma noche del golpe de estado y estuvo detenido en Neuquén (estuvimos juntos) luego en Rawson. Con todo lo que significaba en esa época las torturas, las vejaciones de todo tipo, hasta que en el año 1979 le dieron posibilidades de exiliarse en Dinamarca”.
Luego el productor frutícola recordó su situación en particular “fui detenido los primeros días de julio de 1976. Encontrándome yo en la oficina en donde trabajaba en la ruta 22. Una comisión de la comisaría de Cipolletti con portación de armas adecuadas para esas instancias, ametralladoras, toda gente muy peligrosa. Me llevaron a la U-9 allí estuve 10 días en lo que ellos denominaban celda de castigo de 80 centímetro de ancho, oscura, la única comunicación con el exterior era una ventanita de 20x20 donde te pasaban el plato de comida y un tacho de agua. Después de ahí me pasaron a una celda, hasta fines de agosto, en el cuál fui llevado durante una semana a lo que se conoce como “la Escuelita” ubicado en el fondo del cuartel en Neuquén. Luego de esto fui liberado a fines de agosto. Mi señora me visitaba en la cárcel, estaba embarazada de nuestra primera hija que nació en septiembre de ese año. Aquellos momentos lo sufrimos todos, no solo los que estábamos detenidos sino el país que sufría vejaciones, agravios permanentes. Desde la pérdida de la libertad, de poder expresarse y, de tener otra opinión. Hay todavía hoy, algunos trasnochados que piensan en que había que buscar alguna alternativa como en el pasado, y yo les digo muchachos piensen bien lo que dicen porque no conocen las cosas. Ningún país crece con dictadores de ese tipo, ningún país crece cuando se lleva por delante todos los derechos de la ciudadanía, hay que pensar en como mejorar la democracia, es un compromiso de todos los que estamos en este suelo”.

Dejá tu comentario