Los vecinos copan los canales para refrescarse

No están habilitados y son peligrosos, pero igual se llenan de gente.

Con una temperatura máxima de 31 grados centígrados, muchos cipoleños se volcaron ayer a las aguas de las piletas municipales, mientras que muchos otros decidieron correr el riesgo y tirarse un chapuzón en sitios que no están habilitados, como los canales de riego que circundan a esta ciudad. Es una situación que se repite todos los veranos y genera preocupación.

Pasado el mediodía de ayer, agentes municipales de Protección Ciudadana recorrieron los canales clave que atraen a los cipoleños para recordarles a los vecinos que no pueden bañarse en esos lugares ya que no están habilitados como balnearios ni son seguros, en ausencia de guardavidas.

Te puede interesar...

Sin embargo, el titular del área, Felipe Vallejos, aclaró que no pueden hacer otra cosa, más allá de una simple recomendación, ya que no tienen poder de policía para impedirles que se refresquen en los canales, muchos de los cuales pasan a escasos metros de sus viviendas.

Además, algunos vecinos se molestan bastante con la sola recomendación, y en más de una oportunidad se volvieron agresivos con el personal y le arrojaron piedras. Por lo tanto, los municipales tampoco pueden ir más allá de la recorrida habitual que hacen al inicio de un nuevo año. Ni los carteles lograron el efecto buscado: pocas horas duraron colocados.

Pese a la mala costumbre de muchos, de probar lo prohibido, los recorridos siguen en distintos canales como el principal, ubicado en la zona de El 30, el que corre paralelo a la Ruta 151, el de Ruta Chica y los que van por Paso de los Libres y Krause.

4 Los puntos críticos de la red de canales

Aunque casi todas las acequias tienen puntos en los que la gente se baña, la atención está centrada en El 30, los canales paralelos a las rutas 65 y 151 y calles Paso de los Libres y Krause.

Un problema común

Además del riesgo para las personas, se afecta el riego de chacras. Es común que los canales rebalsen porque los bañistas suelen trabar las compuertas para elevar el volumen del agua y formar grandes piletones donde zambullirse. “Ese es el inconveniente que tenemos todos los años”, dijo Vallejos.

Sólo denuncias por pirotecnia

La guardia de Protección Ciudadana pasó toda la noche en su sede sin sobresaltos. Lo único que llamó la atención de los agentes fueron los llamados que ingresaron cuando en los primeros minutos del año nuevo se escucharon estruendos y el cielo cipoleño se encendió por el estallido de la pirotecnia lumínica. “Entraron muchos llamados de gente enojada que preguntaba por qué tiraban pirotecnia”, comentó el titular del área, Felipe Vallejos. Por lo demás, dijo: “Pasamos una noche tranquila”.

LEÉ MÁS

Clausuraron el balneario "El Arroyón" para evitar futuras tragedias

Atraparon en Roca a un abusador sexual que estaba prófugo de la Justicia

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario