Los detalles de una de las bodas más especiales y mágicas del año

Un rionegrino y una neuquina se unieron en matrimonio a través de una celebración celta. ¿Las fotos? Un cuento de hadas.

Lucas Piotti y Darlin Berguer se casaron el 3 de febrero de 2018 en San Carlos de Bariloche y celebraron su amor de una manera muy especial: al estilo celta e inspirados por la historia fantástica de El Señor de los Anillos. Sin embargo, este festejo quedará en el recuerdo de todos y se transformará, con el correr del tiempo, en una historia de amor única.

Él es rionegrino, nació en Bariloche y tiene 36 años mientras que ella es de Neuquén Capital y tiene 37. Se conocieron el 14 de septiembre de 2013 en el evento Fantasía en el Valle, organizado por la asociación J.R.R. Tolkien y desde ese momento no se separaron más. Dos años más tarde comenzaron a planear su boda.

La unión entre los enamorados fue a través de un handfasting, una tradición celta en la que unen sus manos realizando la forma del infinito. La novia ingresó al compás de la canción de la película Corazón Valiente y durante el evento también los invitados pudieron disfrutar de un músico y su gaita. Se realizó en Los Baqueanos en el Lago Gutiérrez, Río Negro.

Una boda muy especial.

A la singular pareja no sólo la une su amor por la literatura fantástica, sino también su filosofía de vida, el veganismo, y es por esta razón por la que su casamiento estuvo repleto de los mejores manjares libres de derivados animales y, lo mejor, libre de crueldad.

Según contó Lucas en diálogo con LM Cipolletti, el chef encargado de cocinar el catering para 130 invitados creó tres platos diferentes que fueron una explosión de sabores. Para la entrada pudieron saborear de nachos y galletitas de arroz con cinco tipos de salsa diferente (guacamole, mayonesa de zanahoria, mostaza y pepino, hummus, entre otros). El plato principal fue simple pero delicioso, la típica pizza pero con queso de girsaol, cebollas caramelizadas y verduras como zapallo, zanahoria y morrón.

El postre fue ideal para los amantes de lo dulces, panqueques con frutos rojos y una bocha de crema vegana. La torta, la mesa dulce y el candy bar para los más chicos estuvo a cargo de una pastelera neuquina, Romina Quiros.

Una boda muy especial.

Los detalles fueron más allá de lo imaginado, hasta la vajilla iba acorde a la ocasión y algunas copas de madera estaban talladas con símbolos celta. La vestimenta de las madrinas, padrinos y todos los protagonistas principales fueron creados por la misma novia y otra integrante de la familia. "Por suerte el resto de los invitados también se sumaron al estilo porque pensamos que iba a ser un poco más difícil", reconoció Lucas.

Una boda muy especial.

Muchos los compararon con Aaragon y Arwen de El Señor de los Anillos, aunque su magia también podría convertirlos en la elfa Tauriel y el pequeño Kili. Sin embargo, ellos son Lucas y Darlin, protagonistas de su propia historia fantástica.

Una boda muy especial.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario