Lo condenan por abusar de su hija, pero seguirá libre

El castigo, de ocho años, recayó en un comerciante de esta ciudad.

Luego de que el fiscal cipoleño Santiago Márquez Gauna, junto al querellante particular reclamaron en forma conjunta un castigo de ocho años, el tribunal coincidió y le impuso la pena al comerciante declarado culpable por los abusos a su pequeña hija de 5 años. El hombre permanecerá libre hasta que la sentencia quede firme.

El proceso se inició hace varios años y bajo el viejo Código Procesal Penal de la provincia. De acuerdo con fuentes judiciales, tuvo varias idas y venidas y la madre de la víctima tuvo que abandonar la ciudad debido a una serie de amenazas del acusado. Desde el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti y la querella, a cargo de un abogado particular, se siguieron adelante con las actuaciones y semanas atrás se pudo concretar el juicio oral en contra del comerciante con domicilio en esta ciudad.

Te puede interesar...

Fueron fundamentales las pruebas que surgieron del análisis de la cámara Gesell, donde la víctima hizo una descripción de los abusos sufridos a partir de los 5 y hasta los 8 años. En concreto, indicaron las fuentes, la niña era objeto de reiterados tocamientos. A partir de estas revelaciones, su padre fue imputado por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante.

Además del relato de la menor, fueron escuchados los psicólogos y otros peritos que intervinieron en la causa penal.

Tras el debate donde el comerciante fue declarado culpable, se llevó a cabo el denominado juicio de cesura aunque con algunos contratiempos. De acuerdo a las fuentes, en la primera audiencia programada no concurrió el defensor particular del acusado y luego las partes fueron notificadas de un cambio de abogado.

En ese marco, recién esta semana se pudo avanzar con el trámite y tanto el fiscal como el abogado querellante coincidieron en solicitar una pena de ocho años. El nuevo abogado del comerciante también coincidió en el monto del castigo aunque anticipó que impugnará la sentencia.

Ayer, sin la presencia del acusado y sólo con un integrante de la defensa particular, se comunicó el castigo de ocho años de cárcel efectiva.

--> Suelto hasta que el fallo esté firme

Como sucede en otras causas penales por abuso sexual, sin importar sus características, los condenados tienen el beneficio de seguir libres hasta que la sentencia quede firme. A todos se les imponen férreas pautas de conducta pero surgen múltiples interrogantes sobre el seguimiento que deben hacer las autoridades judiciales y organismos que dependen de otros poderes del Estado.

En el caso del comerciante condenado ayer, nunca estuvo preso y seguirá libre hasta que el fallo de los jueces Laura González Vitale, Maximiliano Camarda y Oscar Gatti quede firme. Desde la defensa particular se anunció que la sentencia será impugnada y por este motivo, recién en el 2019 se cumplirá el trámite.

Luego de lo que resuelva el tribunal con asiento en Viedma, el abogado del condenado tendrá otras instancias superiores adonde recurrir.

De igual modo, indicaron fuentes judiciales, los acusadores no solicitaron la preventiva para el comerciante.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario