Le ponen tobillera al condenado por el crimen de Oliva

Fue la medida que adoptó la Justicia luego de los incidentes en tribunales.

Finalmente, luego del grave incidente en la sala de audiencias del Juzgado de Ejecución Penal, se resolvió que el menor condenado por su participación en el crimen de David Oliva sea controlado con una tobillera electrónica. La medida se adoptó debido a los reclamos del padre de la víctima, Marcelino, quien buscó hacer justicia por mano propia y golpeó al joven.

De acuerdo con fuentes judiciales, el condenado, de nombre Pablo y que hoy tiene 25 años, deberá utilizar el dispositivo electrónico con el fin de que se puedan seguir sus movimientos y chequear si viola las restricciones de acercamiento impuestas por la Justicia local. Con esta medida, se busca poner paños fríos a una situación muy tensa, que se desarrolló ante el juez de Ejecución Lucas Lizzi y la fiscal Ivana Vasellatti. El incidente tuvo lugar hace 15 días y sacudió la tranquilidad del edificio judicial de España y Urquiza. La audiencia tenía el fin de confirmar la veracidad de una denuncia presentada por Oliva, quien pretendía que el condenado por el asesinato de su hijo sea encarcelado.

Sin embargo, para las autoridades judiciales no había elementos para una resolución de ese tipo. La respuesta generó la furia de Oliva y una sorpresiva agresión a piñas contra el acusado. Este se limitó a abandonar la sala y sangrando, se alejó por los pasillos tribunalicios.

Oliva, en diálogo con este diario, remarcó que reaccionó de manera violenta cansado de las idas y venidas de la Justicia, que le requería más pruebas cuando él ya había presentado distintos elementos.

Por su parte, el condenado afirmó a LM Cipolletti: “Yo no molesto a nadie y ya pagué”.

Además de los golpes, hubo importantes destrozos de mobiliario.

Dos involucrados y una pena de 10 años

El asesinato a balazos de David Oliva ocurrió en diciembre de 2008 y por el hecho fueron llevados a juicio dos jóvenes. Mientras uno de ellos fue considerado autor del ataque mortal, Pablo, menor de edad, fue declarado responsable como partícipe del delito de homicidio. Apenas cumplió los 18 años, se le impuso una pena de 10 años y 8 meses.

Según el testimonio del condenado, estuvo preso en los penales de Devoto y Marcos Paz y ahora goza del beneficio de la libertad condicional.

En poco más de un año, cumplirá la totalidad del castigo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario