Un recorrido por el centro, donde se aglutinan la mayoría de los restaurantes y confiterías, permite observar que en las alternativas no hubo un gran aumento con respecto al verano pasado.

Te puede interesar...

En la zona de la Primera Bajada se encuentran locales de comida que no son tan caros. Una pizza de mozzarella grande arranca en $130, mientras que una especial cuesta $180. El año pasado costaban $120 y $160, respectivamente. La hamburguesa completa está a $120 y el lomito a $195 ($100 y $160 antes). El cono de papas fritas se mantuvo en $40. Las rabas pasaron de $160 a $180, mientras que el litro de cerveza saltó de $90 a $110.

Los más exigentes tienen sobre la peatonal, en la Segunda Bajada, otras opciones con shows en vivo. Aquí, una pizza chica sale $150 y la grande está a $295, cuando la temporada pasada estaban a $110 y $220.

También hay platos más elaborados, como el bife de chorizo a $240 ($210). Ensaladas, entre $80 y $110. Sorrentinos $180 ($160).

Entre los frutos de mar están los langostinos, que preparados al ajillo cuestan $240 ($260), y mejillones a la provenzal a $220 ($200). El vino de la casa cuesta a partir de $140, la gaseosa de 1,5 litro $80 ($120 y $60).

$130 cuesta un almuerzo barato en Las Grutas, sin bebida. Los aumentos respecto de la temporada anterior alcanzaron el 20 por ciento en la mayoría de los casos, aunque en otros la suba fue algo menor e incluso algunos mantuvieron los precios. Los comerciantes explicaron que intentaron no pegar un salto muy abrupto para promover lo más que se pueda el consumo y que no se siga asociando a Las Grutas con la imagen de un balneario caro para veranear en familia.

En tanto, para los paladares delicados se aconseja una parrilla ubicada a metros del antiguo parador de colectivos que ofrece asado de ternera, lechón, cordero, parrillada y entradas varias a $350. La bebida se cobra aparte.

Otra alternativa es un restó situado sobre la costanera, frente a una de las últimas bajadas, donde de ofrecen platos gourmet.

Asimismo, esta temporada se comenzó a imponer el “menú turístico” en varios locales. En el ingreso a Las Grutas se ofrece, de 12 a 21, el plato a $130, y $180 el resto del día. Ayer había pollo al horno con papas o pastas a elección. Tampoco incluye bebidas.

También hay promociones frente a la feria de artesanos, a $250, estas sí con bebida.

Mientras que en los paradores de la playa los precios también varían. En uno situado en la zona céntrica un plato de ravioles cuesta $110. En otro, algo más al sur, se ofrecen tallarines más gaseosa o cerveza de medio litro a $180, o una milanesa completa más bebida a $200.

En los que están casi al final de la playa, las rabas salen $220; el arroz con mariscos $230; la cazuela $280; las pizzas $300 y la cerveza grande $120.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario