La tormenta obligó a 11 familias a dejar sus casas

En el Obrero hubo autoevacuados. Esperan que el clima mejore hoy.

La misma historia cada vez que llueve. Le pasa al vecino que no puede cruzar la calle o hace malabares para esquivar una calle minada, a la vecina que la cerca el agua en su casa, o tiene que entrar y salir con botas de goma porque es casi una certeza que el auto se quedará encajado en el barro. O al que empieza a ver cómo las napas freáticas suben a la superficie y contaminan todo.

Todos los barrios de la zona norte están complicados por la falta de escurrimiento. El Municipio tuvo que recurrir a bombas para extraer el agua de las calles.

La lluvia no da tregua y ayer, al menos once familias del Barrio Obrero tuvieron que irse de sus casas y buscar refugio en otro lado. Otros resistían y con nylon reforzaban la precaria estructura donde viven.

Lila Calderón, dirigente del Obrero, recordó que es la cuarta vez que se inundan. “Siempre pasa lo mismo y no sé qué están esperando. Esto se resuelve con planificación y servicios”, sostuvo.

El secretario de Acción Social, Horacio Pierucci, reconoció que la solución pasa por ahí, pero aclaró: “Primero hay que regularizar la titularidad de la tierra. Y en ese proceso está el Municipio. No se resuelve de un día para otro”.

Cinco camiones regadores –cuatro contratados y uno municipal- usaron sus bombas para extraer el agua acumulada en calles complicadas que limitan con el Obrero, 2 de Agosto y un tramo del Martín Fierro. El secretario municipal de Servicios Públicos, Jorge Ulovec, añadió que dos motoniveladoras –una de ellas contratada- trabajaban sobre la Saturnino Franco, escurriendo el agua hacia los canales; y también afectaron recursos para destapar las bocas de tormenta.

En la toma 10 de Febrero, Lorena Ortega, referente del comedor comunitario, comentó que “las calles son lagunas. Acá no se conoce el camión del Municipio, nunca lo vimos”, advirtió. Pero Acción Social había acercado nylon para las casas y no había familias autoevacuadas. Pamela Silva, al frente del comedor en la toma 2 de Febrero, destacó el trabajo previo de prevención que realizaron junto a personal de Protección Civil, avisando a las familias que la lluvia iba a ser persistente y recomendando algunos cuidados. Felipe Vallejos, de Protección Civil, recordó que hacen guardia las 24 horas y recorren las zonas más complicadas. Ayer estuvieron en el Obrero, entraron a la toma 2 de Febrero y recorrieron toda la zona norte y Costa Norte. “Hay familias que no pueden entrar ni salir de sus casas, hay mucha agua”, señaló.

Zona norte
Los problemas que trae el agua

Escurrimiento
Un camión municipal sacó miles de litros de agua del Obrero, pero como siguió lloviendo los vecinos tuvieron que abrir zanjas hacia los canales.

Pozos ciegos
Con el temporal viene el drama de los líquidos cloacales. “Cada vez que llueve convivimos con la mierda, y ese es el problema mayor que tenemos”, dijo Lila Calderón.

Inseguridad
En los barrios, aseguran que hay familias que se quedan en las casas inundadas para evitar que los ataquen ladrones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario