El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
35% Hum
LMCipolletti agua

La temporada de riego abrirá con precauciones por la sequía

Los caudales empezarán a circular aguas abajo del Dique Ballester a partir del lunes 16. Lo harán con un caudal más acotado que lo habitual. En el DPA, afirman que no faltará agua para las labores frutícolas, pero igual se adoptarán medidas para un uso más racional del recurso.

La temporada de riego se abrirá el lunes 16 y se hará con un caudal más reducido que lo habitual por la sequía hídrica que afecta a los ríos de la región. En septiembre, aumentará un poco más el caudal, pero todavía sin alcanzar los niveles habituales. La idea es hacer un uso lo más racional y controlado posible del agua, para lo que deberán colaborar también los regantes en sus chacras.

El lunes, durante una reunión entre funcionarios del Departamento Provincial de Aguas e integrantes de los consorcios de riego del Valle, de la Cámara de Productores local y de algunos integrantes de la Cafi, los representantes del DPA aseguraron que la provisión de agua para los próximos meses y la temporada de cosecha está asegurada.

Te puede interesar...

Sin embargo, en el encuentro, realizado en la sede local de los regantes, en calle San Luis, se hizo hincapié también en la necesidad de extremar el cuidado del recurso, para lo que los consorcios y cada chacarero en particular deberán tomar medidas que eviten el derroche y que ayuden a ahorrar el líquido.

El referente del consorcio cipoleño, Eduardo Artero, quien participó de las conversaciones, manifestó que el lanzamiento de la temporada de riego se concretará, si no surgen contratiempos, el lunes 16 con un caudal no mayor de 30-35 metros cúbicos por segundo, menor que en otros tiempos de mayor abundancia hídrica.

El nivel se mantendrá hasta septiembre, cuando se prevé elevar el caudal a 60 m3/s, también menor a los 68-70 m3/s que suelen ser los habituales para ese mes. La elevación ayudará a las necesidades de la producción de algunos tipos de fruta que lo requieran en esos momentos.

Entre las alternativas que se pusieron sobre la mesa para bajar el consumo, se ubicó la de que no se utilice el anegamiento de las chacras como mecanismo para combatir las heladas. La iniciativa fue rechazada por los chacareros puesto que es una de las pocas medidas que les permite salvar de ser destruida a su producción.

No obstante, se buscará regular lo máximo que se pueda la utilización del agua, cuidando, por ejemplo, que por las noches, los días feriados y los fines de semana, en que es menor la actividad, se reduzcan cuanto se pueda los consumos.

Artero indicó que la sequía hídrica ya se está sintiendo también en las chacras, lo que muestra lo complicado del momento que se vive en la región. Suelos resecos y que necesitan más agua y humedad que en otras épocas, marcan la tónica. Lo mismo que el descenso de las napas freáticas, una situación que atenta contra la captación de agua para el riego por aspersión, muy útil para usos más controlados y también para el combate de las heladas.

Expresó que se seguirá monitoreando con atención la evolución de la sequía, no siendo promisorios, a la fecha, lo que se prevé sobre el comportamiento del clima y los ríos en los próximos meses. Recordó que el fenómeno de la escasez hídrica se está dando igual en la cuenca del río Colorado y en las cuencas mendocinas, y también en el gran río Paraná.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

77.777777777778% Me interesa
22.222222222222% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario