El clima en Cipolletti

icon
13° Temp
42% Hum
LMCipolletti Historia

La sufrida y emotiva historia del flamante refuerzo de Cipolletti

Mustafá llegó de chico a El Bolsón junto a su madre y su hermano ya que su papá había fallecido. De repente, sufrió otro duro golpe y "tuve que criarme casi solo". Sus sueños y su alegría por el pase a Cipo.

Cada vez que festeja un gol, se levanta la camiseta y exhibe la remera con la cara de su mamá Araceli. Un homenaje a la persona que tanto lo ayudó de chico, la que lo contuvo cuando falleció su papá Osvaldo, la que desde hace unos años también lo alienta desde el cielo...

Te puede interesar...

Facundo Mustafá, una de las apuestas de Cipolletti en este mercado de pases y protagonista de una sufrida y emotiva historia, se ilusiona con mostrarle seguido a los hinchas del albinegro y a las fotógrafas y reporteros de la región el rostro de su ejemplar progenitora.

“La pérdida de mi mamá a los 16 años me marcó mucho, me enseñó a afrontar las cosas de otra forma. Me tuve que terminar de criar ‘solo’ por así decirlo porque mi papá se había ido para siempre a los 11, me sirvió también para crecer a nivel humano. Mi viejo siempre estuvo, pero yo era muy pegote de ella”, cuenta el futbolista de 23 años, que puede desempeñarse como volante o delantero y que posee gran velocidad y temperamento según comentan aquellos colegas que cubrieron varios de sus partidos y lo sindican como una incorporación prometedora. Sin ir más lejos, anotó 8 tantos por torneos regionales en 25 partidos.

Nacido en González Catán, Buenos Aires, la vida lo trajo a Río Negro a los 10 años. “Me mudé a El Bolsón con mi mamá y mi hermano Brian. Tuve un paso por las inferiores de Chicago y Flandria a los 13. Pero por la enfermedad de mi viejita me volví, prioricé eso, era lo que correspondía”, comenta quien en la cordillera brilló en Torino (“fui goleador de un torneo con 19 años”) y de allí dio el salto a Cruz del Sur de Bariloche ya para jugar torneos federales.

image.png

“Traté de seguir entrenando después de lo que me pasó y por suerte se abrieron puertas”, destaca quien se sobrepuso a los golpes más duros si bien el dolor no se irá jamás. Y explica a la vez que cuando la cosa se complicó "trabajé en un 24/7, en albañilería, en changas... Por suerte salí adelante", amplía en su sorprendente relato. Caso ejemplar y conmovedor el suyo si los hay...

“Es un excelente club”

Y ahora se le presenta una soñada oportunidad en el Capataz. “Lo de Cipo se venía hablando desde antes de la pandemia. Lo estaba esperando porque uno sueña con crecer y vivir de esto. Estoy contento por la oportunidad que me están dando. Llegué hoy (por ayer) y me intentaré asentar lo más rápido posible para el mes que viene estar peleando un puesto”, destaca el Facu, el papá de Tobías de 5 años ("se lo extraña horrores al estar lejos"), quien ya tomó dimensión de la envergadura del albinegro.

“Es un excelente club, estuve recorriendo las instalaciones, me recibieron muy bien, así que por demás de feliz. Hace tres años que me dedico de lleno al fútbol y quiero seguir evolucionando. Vengo a pelear un puesto”, culmina Facundo Mustafá, el Turquito que sabe bien lo que es pelearla en el fútbol pero mucho más en la vida. Cómo no desearle que le vaya bien en Cipolletti.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

20.833333333333% Me interesa
75% Me gusta
0% Me da igual
4.1666666666667% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario