La ría de San Antonio, un mundo oculto por descubrir en bajamar

La vida marina del lugar atrae a turistas.

La bajamar revela que la ría de San Antonio Oeste es una enorme llanura sinuosa donde abunda la vida marina.

En lugar del pedazo de océano calmo queda una extensión de terreno plagado de pequeños orificios habitados por pequeños cangrejos que buscan refugio ante la presencia humana.

Te puede interesar...

Una gran cantidad de lagunas y arroyos desagotan en otros cauces un poco más grandes, los que a su vez continuarán proveyéndose al canal principal, como un río salado que queda en medio de la gran hondonada.

Allí los conocedores pueden capturar con redes grandes cantidades de cornalitos, que luego disfrutarán en sus casas o venderán a los restaurantes de la ciudad.

En los pequeños riachos y charcos suelen permanecer diminutos peces de distintas especies.En algunos el agua cristalina no supera la rodilla, por lo que se pueden ver deambular a los cardúmenes numerosos, que el pescador experimentado sabrá acorralar en una orilla para que caigan en la trampa del trasmallo.

El que sabe hasta con un repasador puede atrapar una buena cantidad de pescaditos. O con una red fabricada con bolsas de cebolla, como se vio ayer a un par de muchachos.

cipo-p5B-ria-san-antonio.jpg

Mientras que los que practican la disciplina deportivamente podrán tirar sus líneas en el torrente principal, donde pican pejerreyes y lenguados, entre otros ejemplares de buen tamaño.

Por ese canal que en marea alta presenta buena profundidad, ingresan los barcos pesqueros que operan en el muelle de San Antonio, situado a pocos metros.

El turista encontrará un mundo fascinante, la naturaleza en su máxima expresión. Ideal para recorrerlo en familia.

Pero atención: no se debe confiar el visitante porque los residentes suelen llegar en vehículos hasta la orilla, a unos 200 metros de distancia de la costanera. Sucede que transitan por caminos que se han consolidado por el paso de los rodados, y hay que conocer el recorrido.

Un error de pocos centímetros puede provocar caer en alguno de los tantos cangrejales, donde hay barro poco consistente que actúa como un pantano.

Cada tanto algún auto queda empantanado allí, y es necesario el auxilio de un tractor u otro vehículo vial para retirar al accidentado, porque la marea sube y es inapelable. También se han visto coches y camionetas sumergidos bajo el agua.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario