El clima en Cipolletti

icon
Temp
63% Hum
LMCipolletti

La previa del golpe al narcotráfico

Dos días antes de que la Policía neuquina hiciera el megaoperativo del 23 de septiembre de 2011 en Cipolletti, se concretaron dos allanamientos en Centenario en los que se secuestró dinero y droga.

En el juicio contra el clan Montecino, ayer declararon cuatro testigos, dos policías neuquinos y dos vecinos de Centenario. El debate seguirá el martes 27.
 
El golpe que la Policía neuquina dio el 23 de septiembre de 2011 en Cipolletti para desarticular la supuesta banda narco que lideraban los hermanos Montecino en la región tuvo su antesala dos días antes en Centenario, cuando efectivos de esa localidad allanaron un par de casas del barrio del Alto en busca de un televisor y un DVD robados.
Los elementos sustraídos al damnificado que realizó la denuncia en la Comisaría Quinta nunca fueron recuperados, pero en su lugar los agentes encontraron marihuana, cocaína y una suma considerable de dinero. Y a la vez se estableció la posible relación de Hugo Villablanca con Héctor Montecino, los dos imputados en el marco de esta causa.
Las declaraciones de cuatro testigos –dos policías neuquinos y dos vecinos de Centenario– recordaron las diligencias de ese día y, al hacerlo, apareció en el debate la conducta penal que se le atribuye a Villablanca, propietario de una de las viviendas que los efectivos revisaron.
Antes de la de Villablanca, allanaron la propiedad de un hombre de apellido Seguel, quien nada tiene que ver con los cipoleños acusados Jorge Marcelo Seguel y su hijo Diego Fernando. Más aún, en esta causa no está acusado.
Los dos policías que ofrecieron ayer testimonio están en actividad. Un oficial trabaja en el departamento de Toxicomanía y el otro en la Comisaría Quinta.
Uno recordó que llegaron hasta la casa de Seguel y la de Villablanca a raíz de la denuncia de un ciudadano, a quien le llegó el comentario que “dos pibes” –nunca identificados- le vendieron a los sospechosos su televisor y DVD a cambio de droga. Ante esta situación, pidieron la orden judicial para allanar. Según los policías que atestiguaron, el ciudadano incluso indicó el lugar.
 
Vecinos aliviados
En la vivienda de Seguel dijeron que había marihuana dentro de un tupper, arriba de la heladera. “Siento un olor muy fuerte que emanaba de un recipiente”, contó el efectivo de Centenario; y prosiguió: “Se observaba un elemento compacto como hierba seca”. También envoltorios y dinero en efectivo en una caja; y en una habitación recordó que encontraron “la mitad de un ladrillo”, al parecer, de marihuana.
Al descubrir los estupefacientes, se llamó a personal de Toxicomanía, que intervino para confirmar el hallazgo y encargarse de los secuestros (alrededor de 47 mil pesos, cocaína y marihuana).
“Por fin detuvieron a esa gente que se la pasaba vendiendo droga día y noche”, recordó el efectivo centenariense que le dijeron vecinos del barrio, ya cansados y con miedo a sufrir represalias si colaboraban.
Luego revisaron la casa de Villablanca, y allí manifestaron que encontraron cocaína en el techo y en una obra en construcción de su propiedad.
Los dos vecinos que fueron testigos de los procedimientos indicaron que iban a su trabajo cuando la Policía les pidió que colaboren, y ayer con sus declaraciones confirmaron las diligencias y sus resultados.
El defensor particular Juan Luis Vincenty cree que la denuncia que motivó los allanamientos fue el “caballito de batalla” que tuvo la Policía para entrar a la casa de Villablanca, el imputado que importa en este debate ya que Seguel no integra el plantel de acusados.
El celular de Villablanca también fue secuestrado y, durante la instrucción de la causa, sirvió de evidencia para demostrar su vinculación con Héctor Montecino; además de la compatibilidad de la droga hallada con la que supuestamente éste distribuía. 
Vincenty sospecha que la Policía ingresó a la casa de Villablanca ya con la presunción de encontrar estupefacientes; aunque los dos vecinos que declararon ayer en el debate afirmaron que el personal sólo les comunicó que iban en busca de un televisor y un DVD robados.
 
Pedido de nulidad
El grueso de las preguntas que hizo la defensa –representada por Vincenty, Gustavo Olivera (particulares) y Pablo Matkovic (oficial)– quiso poner en evidencia los vicios que para esta parte tendría la investigación. (Ver recuadro). Es así que Vincenty adelantó la posibilidad de solicitar la nulidad de esos procedimientos, por entender que “no alcanza” con una denuncia. El juicio será retomado el martes 27. Veintisiete testigos fueron convocados para las próximas tres audiencias.

Vincenty: "Es la causa de las escuchas"

El defensor de los Montecino reconoció que tienen valor, pero dijo que no prueban "de manera directa” la responsabilidad.
 
“Esta es la causa de las escuchas telefónicas”, sostuvo el defensor particular Juan Luis Vincenty, al término de la audiencia. Y agregó: “Hay que ponerlas en su lugar, porque no son un medio de prueba directo y las están usando como tal”.
El letrado evaluó que la prueba incorporada y que sostiene la acusación sobre 23 imputados es “un 90 por ciento de escuchas telefónicas”.
Reconoció que este elemento de prueba tiene valor y orienta la investigación, pero aseguró que “no prueba de manera directa” la responsabilidad penal de las personas que están siendo juzgadas.

Dejá tu comentario