La joven que denunció que cuatro hombres le sacaron fotos en un colectivo recibió violentas amenazas

El hecho ocurrió el 20 de abril en el trayecto directo desde General Roca a Cipolletti. Los sospechosos son trabajadores golondrina oriundos de Chaco. Uno de sus familiares le dijo que "iba a aprender a respetar" mientras que una joven le dijo que si hubiera estado arriba de la unidad "la reventaba".

"De camino a casa quiero sentirme libre, no valiente", fueron las contundentes palabras de una de las víctimas de acoso en un colectivo.

La joven cipoleña que denunció a un grupo de hombres oriundos de Chaco por sacarle fotografías cuando viajaba a bordo de un colectivo aseguró que recibió violentas amenazas luego de exponer lo sucedido a través de las redes sociales. Los mensajes fueron escritos no sólo por los mismos sospechosos sino también por sus familiares quienes la acusaron de "ensuciarlos" y la insultaron por haber hecho público el caso. A su vez, la víctima del acoso explicó que desde la policía le informaron que, como no era una agresión física o verbal, no era considerado un delito.

Rocío Muguerza tiene 23 años, es ayudante alumna en la carrera de Arte y fue una de las tres chicas que tuvo que vivir un calvario arriba de una unidad de la empresa Koko desde General Roca hacia Cipolletti el 20 de abril. El caso se conoció por Facebook donde contó que cuando llegaban a Fernández Oro descubrió que dos personas le sacaban fotos con sus teléfonos celulares y que, según relataron algunos pasajeros, se las mandaban por WhatsApp por razones que aún se desconocen.

Los cuatro sospechosos quedaron en libertad luego de algunas horas de estar demorados.

"Durante el viaje no me di cuenta de lo que estaba pasando, cuando estábamos por llegar a Oro miro a dos de estos individuos que me estaban sacando fotos. Yo iba parada y ellos estaban al costado, cuando me doy cuenta estaban apuntándome con sus teléfonos. Sospeché, los miré, me miraron, se rieron y se mostraron los celulares. Me corrí, me puse atrás de un señor para que me tapara y ahí vi que una chica me hacía señas. Me dijo que estaban sacando fotos a mi y a otra chica y que en total eran cuatro. Por eso decidimos ir a hablar con el chófer", relató la joven en diálogo con LM Cipolletti.

La respuesta del conductor del colectivo fue simple: "Tengan cuidado cuando se bajen". Ante la falta de soluciones, una de las chicas -quien es menor de edad- entró en un estado de pánico y, aunque intentó comunicarse con su papá para contarle lo que pasaba, no pudo terminar la conversación.

"Cuando nos levantamos le saqué fotos a los cuatro para que se sintieran intimidados por lo que habían hecho", Rocío Muguerza.

"Le hablé yo a su papá y me dijo que nos iba a estar esperando en la parada, también se encargó de llamar a la Policía. Cuando paramos cerca de la Universidad del Comahue se subieron otros pasajeros y cuando llegamos a la parada de la 9 de Julio y Blancoamor la madre de una de las chicas se subió y le dijo al chófer que no siguiera, porque él quería continuar viaje para Neuquén", agregó.

Luego de 15 minutos -que parecieron una eternidad- llegó una patrulla policial. Durante el tiempo que estuvieron esperando las tres jóvenes víctimas del acoso contaron que algunos pasajeros vieron cuando les sacaban fotografías y que, además, una señora presenció cuando se las mandaban por mensajes de WhatsApp. Sin embargo, los testimonios no fueron tomados como parte de la denuncia por no ser "pruebas físicas".

"Estuve en la comisaría más de dos horas haciendo la declaración y también hice la denuncia penal. Las chicas no pudieron porque eran menores, pero sí los padres. Cuando le pregunté a la mujer policía cómo seguía el caso me dijo que tenían que esperar un día para saber si tenían antecedentes, que eran trabajadores golondrina oriundos de Chaco y que querían resguardar su identidad. Además me dijo que como no había sido una agresión física o verbal, sólo un acoso, no era considerado un delito. Esto da mucho que pensar", sentenció Rocío.

Por esta razón, y siendo consciente de que la denuncia no iba a llegar muy lejos, la cipoleña decidió hacer público el hecho a través de las redes sociales. Su publicación se compartió más de cuatro mil veces y en los comentarios recibió amenazas por parte de los familiares de los cuatro acusados, además de comentarios que la joven calificó de machistas.

"Nosotros somos chaqueños, sabemos respetar, inventaron todo mangas de mugre. Les vamos a enseñar a respetar", fue uno de las amenazas que recibió Rocío en su Facebook, además de otros mensajes como, por ejemplo, que le sacaron fotos "porque es linda" y que debería sentirse "halagada" por lo que los cuatro hombres hicieron a bordo del colectivo.

"Hijas de puta, salen a la calle mostrando el culo y las tetas y cuando las miran unos laburantes se sienten violadas", fue uno de los mensajes que recibió Rocío en su muro de Facebook.

A modo de reflexión, Rocío agregó: "Yo quiero contar que vengo trabajando en mi arte sobre feminismo desde hace mucho tiempo. El feminismo te empodera, no importa para qué eran las fotos, es un delito. Se me tildó de extrema pero como está la realidad para las mujeres prefiero ser tildada de extrema y no de tibia. Hay una realidad y es que las mujeres no se callan más, estamos unidas. Espero que muchas más puedan defenderse y que las cosas cambien".

LEÉ MÁS

Filman y les sacan fotos a chicas en colectivos

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario