El clima en Cipolletti

icon
Temp
77% Hum
LMCipolletti gasoducto

Kulfas se hizo echar tirando una granada al gasoducto de Vaca Muerta

El ex ministro denunció corrupción del gobierno en la licitación de la compra de los caños. La Justicia abrió una causa y lo citó a declarar.

La salida de Matías Kulfas de la cartera de Desarrollo Productivo del gobierno de Alberto Fernández torpedeó la ejecución del gasoducto de Vaca Muerta. Hasta la Justicia intervino después de que Kulfas se fuera del cargo denunciando corrupción del propio gobierno en la licitación para la compra de los caños que se usarán en la obra a Tenaris, la empresa más fuerte del Grupo Techint, que lidera el empresario Paolo Rocca.

La reacción de Kulfas le va a costar cara al gobierno. Y tal vez a Techint también. El ministro saliente era uno de los funcionarios más cercanos al Presidente, al que acompaña desde el nacimiento del grupo Callao, el tink tank del albertismo desde que el ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner saltó al llano, en 2008. Fernández le pidió la renuncia no bien se inició el escándalo por la corrupción en la entrega de la licitación de los caños a Rocca. La salida de Kulfas no frenó la escalada del escándalo, al que se sumaron dirigentes macristas con presentaciones judiciales.

Te puede interesar...

La Justicia de Comodoro Py intervino rápidamente en el proceso de licitación: el juez Daniel Rafecas, ordenó un allanamiento en oficinas del Ministerio que dejó Kulfas y ocupará Daniel Scioli. En el procedimiento, el personal enviado por el juez secuestró documentación relacionada con la licitación de los caños para el gasoducto proyectado para transportar la producción no convencional desde los yacimientos neuquinos a los centros de consumo.

Las derivaciones de la causa son imprevisibles. No dependen sólo de Rafecas, todo el andamiaje de la Justicia Federal ya desvió sus ojos hacia la causa, que tiene mucho más contenido político que jurídico, al menos por lo que fue trascendiendo después del punto más alto del affaire que le costará un alto precio al Presidente y a la Vicepresidenta.

Kulfas aseveró que la licitación de la compra de los caños para el gasoducto Néstor Kirchner se diseñó a la medida de Tenaris, que a la postre se quedó con la licitación. No es la primera vez que acusan a una empresa de Rocca de ser favorecida en una licitación pública o privada. Como siempre, la compañía se despegó del affaire delatado por Kulfas, quien fue citado a declarar en la causa que abrió Rafecas.

El plan de la empresa de Rocca es fabricar los caños en una planta que tiene en Brasil. En ese país se suscitaron los hechos que terminaron en una causa penal en Italia contra el holding familiar por presunto pago de coimas para ganar licitaciones. El tribunal italiano que intervino decidió que no era esa la jurisdicción para tramitar la causa por coimas originada en el entramado de Odebrecht, en Brasil

La vicepresidenta Cristina Fernández cuestionó esa situación a la vez que le pidió al poderoso empresario traer la fabricación de los caños al país. Y le pidió al Presidente que use la lapicera para tomar las decisiones en línea con el pedido de nacionalizar la producción de los caños para Vaca Muerta.

Cristina, además, le recriminó a Rocca haber pedido dólares a precio oficial al Banco Central para girar a una subsidiaria de su grupo en Brasil por el costo de la construcción de los caños.

Los problemas para el gasoducto son imposibles de obviar. Mientras se tramita la causa judicial el tema estará en boca de todos. A la par, el gobierno nacional tiene en marcha el proceso de licitación de la obra civil para el gasoducto. Techint es la principal constructora del país, una de las que mejor posicionadas para quedarse con la obra, pero con una causa judicial a cuestas por la venta de los caños no será sencilla su participación.

Argentina necesita el gasoducto de Vaca Muerta cuanto antes para recortar el impacto del costo energético en las reservas de dólares. El gasoducto posibilitaría ampliar la producción de Vaca Muerta, con lo cual se generaría empleo en Neuquén, con el impacto que eso tiene sobre otras ramas de la economía.

La forma más rápida de tener el gasoducto hubiese sido contratar de forma directa al holding Techint para hacer todo lo que se necesita. Ninguna otra compañía tiene cubierta la cadena con la prestancia del grupo de Rocca. La posición dominante en este caso es evidente.

Una contratación del Estado por más de mil quinientos millones de dólares no se puede hacer sin concurso. Y en esa instancia el gasoducto se enfrenta a una ola de problemas derivados de la interna del Frente de Todos en el gobierno.

Kulfas llevó su pelea contra la Vicepresidenta a un lugar intolerable para su jefe político: el Presidente. A la vez que dejó seriamente amenazada la marcha del gasoducto en los plazos previstos, con terminación para el invierno del año que viene; tanto como el futuro de Techint en la licitación que falta.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario