Juzgarán al Tigrecito Ancao por un asesinato

El hijo del barra albinegro está acusado del crimen de Miguez.

Los responsables de llevar adelante el juicio oral por el crimen del joven Jonathan Miguez en el barrio de las 1200 viviendas tienen todo listo para el inicio del proceso, previsto para la primera semana de noviembre. Serán varias audiencias y hay citados más de una veintena de testigos. Entre los acusados se encuentra el Tigrecito Ancao y Raúl Valdebenito, quienes si son declarados culpables recibirían una condena de prisión perpetua.

Desde el Ministerio Público Fiscal también se acusó a Ailín Elizabeth Solís, Jonathan Alberto Carvallo y María Angélica Herrera por encubrimiento y como coautores materialmente responsables de la tenencia de arma de fuego sin la debida autorización legal.

Para los investigadores, Jonathan Miguez, de 21 años, fue asesinado por error. Los homicidas buscaban a un delincuente.

De esta forma, se desarrollará el debate en una de las cámaras criminales cipoleñas y por la envergadura de la causa penal se programaron audiencias para un período que abarca dos semanas, precisaron fuentes judiciales.

Entre las dificultades que enfrentarán las partes se encuentran la etapa de los testigos y la obligación de los citados de recordar un incidente que ocurrió hace más de cuatro años. La etapa instructoria no fue fácil y, por ejemplo, la captura de Juan Roberto Ancao demandó algunos meses hasta que lo ubicó en un aguantadero la Brigada de Investigaciones.

Por otra parte, el primer sospechoso en ser apresado fue Valdebenito. Tiempo después y principalmente por las permanentes gestiones de la familia de la víctima, se agilizó la investigación y se reveló la supuesta participación de Ancao.

Una de las particularidades de lo sucedido en las 1200, sobre calle Scalabrini Ortiz, fue que Miguez no era la persona buscada por los asesinos y, según las pesquisas de la parte acusadora, las balas tenían como destinatario a un delincuente que había entrado a robar en el taller del padre de Valdebenito. Esta situación posiblemente quede esclarecida durante las audiencias, con el aporte de los testigos.

Ancao y Valdebenito enfrentan la acusación más grave: homicidio triplemente agravado por alevosía, por haber sido cometido por acuerdo de dos o más personas y por haber sido cometido con arma de fuego.

Malestar
Una captura que no fue fácil

El homicidio de Jonathan Miguez alcanzó una gran repercusión luego de que las sospechas de la Justicia cipoleña se enfocaron en el hijo del Tigre Ancao, conocido por su liderazgo de La 69, una de las barras del Albinegro.

Hubo gran malestar de los familiares de la víctima por las demoras en la detención de Roberto “Tigrecito” Ancao, y la madre de Miguez, Delma Cofré, se vio obligada a pedirles a fiscales y jueces que concreten los procedimientos necesarios para su detención. “Es obvio que alguien le avisó, porque no se lo encontró por ningún lado. ¿Cómo sabía que lo iban a buscar? Creo que cuenta con ayuda del poder político”, disparó en su momento la mujer.

La familia del joven fallecido se constituyó en querellante y trabajará con la fiscalía de Cámara a la hora de la acusación.

La presunción de los investigadores es que Valdebenito y Ancao confundieron a Miguez con la persona que buscaban, por su parecido físico, y le dispararon por la espalda.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario