Jugador noqueó de un cabezazo al árbitro tras ser expulsado 

Un jugador de San Sebastián no se bancó que lo expulsaran.

Un nuevo hecho de violencia en una cancha de fútbol se produjo en la ciudad. Esta vez fue en el marco de un partido de la Liga Confluencia que disputaban San Sebastián y La Amistad. El jugador número 8 del local, que en la lista de buena fe figura como Matías Cardozo, fue expulsado, pero no se la bancó y le pegó un cabezazo al árbitro Facundo Acosta, que cayó nocaut.

El equipo médico de La Amistad asistió al réferi, quien destacó el comportamiento de la visita, tanto de jugadores como de cuerpo técnico y dirigentes. No opinó lo mismo de los representantes de San Sebastián, quienes nunca se acercaron siquiera para ver cómo estaba.

Cuando volvió en sí, Acosta se acercó hasta la comisaría para radicar la denuncia. Se trata de un ascendente árbitro de 24 años que ya dirigió final de liga y también tuvo experiencias en categorías de ascenso como el Federal B y el C.

La jefa de la Regional Quinta de la Policía de Río Negro, Adriana Fabi, explicó que el hecho ocurrió minutos después de las 16 en el predio del club San Sebastián, ubicado en la calle Saturnino Franco, en el parque industrial.

La comisario contó que el golpe que sufrió el réferi le produjo un hematoma visible y que a los segundos comenzó a marearse, por lo que el enfermero del otro equipo debió asistirlo. Fue retirado del campo de juego y llevado al vestuario visitante, hasta que recobró sus facultades.

El partido, en tanto, fue suspendido a los 32 minutos de la segunda etapa, cuando La Amistad iba ganando por 1 a 0. En ese momento, Acosta cobró un tiro libre para los visitantes y Cardozo (el 8 del local) pateó la pelota lejos. El árbitro le sacó la segunda tarjeta amarilla pero no llegó a sacar la roja del bolsillo porque ya estaba en el suelo.

Un club en el ojo de la polémica

El club San Sebastián se sumó a la liga doméstica este año y, en ese poco tiempo, ya estuvo en el ojo de la tormenta en más de una ocasión por diferentes situaciones de violencia, aunque esta fue la que mayor dimensión adquirió. El árbitro Facundo Acosta dijo que nunca le había pasado algo igual, pero admitió que ya sabía del historial que tenía la joven institución. En ese sentido, dijo que otros árbitros ya sufrieron amenazas en esa cancha y que incluso una mujer que también se dedica al referato denunció que dirigentes del club la amenazaron en pleno centro de la ciudad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario