El clima en Cipolletti

icon
17° Temp
34% Hum
LMCipolletti

Internet, pasaporte a nuevos escenarios para músicos locales

Martín Torres (La sureña jazz band), otro cipoleño que se radicará en España. La red tuvo un rol clave en el proyecto.

Su objetivo fundamental es perfeccionarse en la técnica de su instrumento.

La música no tiene idioma, eso derriba la mayoría de los obstáculos hacia su desarrollo. Y de los que queden, se encarga Internet. Por eso, por caso, un cipoleño puede proyectar una banda en España, conseguir sus compañeros de escenario y comenzar a ensayar sin cruzar el Atlántico.
Ése es el caso del clarinetista cipoleño Martín Torres (ahora, ex director de «La sureña jazz band»). En junio se radicará en Granada con dos proyectos musicales paralelos, uno de los cuales comenzará casi desde cero con su llegada y tiene en la «red de redes» a su «piedra fundamental» según el propio músico define.
Torres comenzó a pensar en radicarse en España en busca de perfeccionamiento técnico. «Creo que puedo tocar mejor de lo que lo hago hoy. Lo que pasa es que en el país hay pocos clarinetistas y cuando llegás a cierto nivel no tenés quien te ayude a mejorar. En la región somos cuatro y estamos más o menos en el mismo nivel. Y yo quiero perfeccionarme. La idea es estar un par de años y volver», expresa y asegura que «si tuviese alguien con quien estudiar acá, ni me iría».
Esto lo empujó a «colgar» un aviso en la web. El lugar elegido como destino fue Granada, porque allí vive hace casi un año otro cipoleño que buscó nuevos rumbos en el «viejo mundo»: Tomás del Ciotto. La respuesta al aviso fue «muy buena. Conocí muchos músicos interesados». De hecho, no sólo Torres generó nuevas alternativas a través de ése aviso. «Hasta Tomás conoció un músico con el que está tocando. Los dos viven en Granada y no se conocían, y el aviso fue un nexo», cuenta Torres.

Ensayo virtual
Las puertas que abrió Internet al proyecto de Torres son difíciles de imaginar. El cipoleño contactó un grupo ya en actividad, que lo espera para sumarlo a sus filas. Pero, también, Torres formó una banda propia con la que ya lleva dos meses ensayando. «Primero nos enviamos grabaciones en mp3, pero después encontramos un programa mediante el cual podemos ensayar en vivo. Ellos se juntaban allá y yo desde acá, con sonido e imagen en tiempo real. Poder estar ensamblando cosas a tanta distancia es algo increíble», contó el músico. Esta conexión virtual permite «saber quien es quién y que el proyecto sea más serio (desde el comienzo).
Sin dudas, los músicos pusieron Internet a su servicio, como una plataforma desde la cual dar a conocer su arte, contactarse con su público o, directamente, dar vida a nuevos proyectos. En el caso de Torres y sus compañeros españoles, sin importar que los separe un océano.

Nuevo mundo


Expectativas sobre el “viejo Continente”.

«Me voy en un buen momento», expresó Martín Torres, quien ajusta detalles para su partida a España. Se desempeñaba como director de La sureña jazz band, de la versión «baby» de la misma y cuenta con un instituto de música entre otros proyectos. Europa, además de la posibilidad de perfeccionarse técnicamente en su instrumento, además, posibilitará un cambio en un aspecto no menor para aquellos que intentan desempeñarse profesionalmente de la música. «Mi intención allá es vivir de la música. Trabajar con las bandas y hacerlo en distintos circuitos y poder mantenerme así. Acá, tengo la suerte de vivir gracias a la música, por hacer muchas cosas que tienen vinculación. Pero una de ellas, por ejemplo, es dar clases».
Según manifestaciones de compañeros y conocidos, la actividad en el «viejo Continente» es mucho más factible que en la región. «Acá no se logra implementar un básico por tocar. E incluso hay lugares que están empezando a cobrar para dejarte tocar. Y se quedan un porcentaje de la recaudación».

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario