Hallan ADN de Chucky bajo las uñas de doña Mori

La abuela, de 87 años, fue asesinada brutalmente a golpes en su casa del barrio Santa Clara.

Una pericia clave de ADN compromete de lleno a Roberto “Chucky” Pacheco, uno de los presuntos asesinos de Lucinda Gutiérrez, conocida como doña Mori, la abuela de 87 años que fue asesinada a golpes y patadas en su casa del barrio Santa Clara.

Peritos forenses del laboratorio regional que opera en Bariloche encontraron restos de piel del imputado, de 38 años, debajo de las uñas de la víctima y una mancha de sangre con el ADN de ambos en una de las paredes de la vivienda donde ocurrió el asesinato, según informaron fuentes cercanas al Ministerio Público Fiscal.

Te puede interesar...

El otro detenido en la causa es el hijo de doña Mori. Se trata de Pedro Juan Mori, de 64 años, sobre quien la defensa solicitó ayer una pericia psiquiátrica para determinar si tenía real estado de conciencia al momento del hecho. Sobre él no se hallaron restos de ADN concluyentes, aunque se presume que pudo haber estado en el lugar al momento del crimen.

Tanto Pacheco como Mori están acusados como coautores de un delito que sólo prevé penas de prisión perpetua. Esto es, homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía. La acusación se sostiene en estos términos, más allá de los resultados de la prueba de ADN, cuyo valor tiene el rigor de la ciencia.

En una audiencia realizada ayer, la Fiscalía solicitó prorrogar la prisión preventiva un mes y medio para ambos imputados, y la jueza Florencia Caruso concedió la extensión de dicha medida. La defensa tampoco se opuso a la petición del fiscal Matías Stiep, ya que necesita tiempo para producir la prueba psiquiátrica que se realizará sobre el hijo de la víctima.

El hecho que se investiga ocurrió en agosto pasado, en el interior de una vivienda ubicada sobre la calle Sargento Cabral al 1300.

La mujer fue hallada muerta por una empleada. Se cree que el móvil del crimen fue el robo, ya que en el lugar se encontró removido un mueble en el que la mujer guardaba sus ahorros y lo poco que cobraba de jubilación.

Vecinos manifestaron que el hijo de doña Mori tenía problemas con el alcohol, pero aseguraron que jamás creyeron que la situación podía terminar de esa manera.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario