Hacían picadas, huyeron y los atraparon por caerse

Vándalos en moto provocaron varios incidentes y golpearon a policías.

Los insufribles vándalos que se movilizan en motos con caño de escape abierto generaron un importante despliegue policial durante la madrugada de ayer y fue necesaria la detención de dos de ellos, debido a que pusieron en riesgo a peatones y automovilistas. Antes de ser ingresados a la Unidad Cuarta, atacaron a golpes a dos agentes y les rompieron la nariz, indicaron fuentes allegadas a la investigación.

Luego de la medianoche, se generó el habitual movimiento de personas en la zona céntrica de Cipolletti con familias y grupos de amigos que concurrían a tomar algo a los bares o tenían intenciones de ir a bailar. En ese marco y pasadas las 2, la Comisaría Cuarta, a cargo de Daniel Uribe, recibió varios llamados telefónicos denunciando picadas y arriesgadas maniobras de motoqueros. Asimismo, como algunos se encontraban muy borrachos, se caían y ponían en riesgo su propia integridad. Los efectivos que acudieron a realizar la tarea preventiva buscaron identificarlos pero los vándalos no mostraron ninguna intención de acatar sus órdenes y se dieron a la fuga en distintas direcciones.

Te puede interesar...

Según las fuentes, el número de motoqueros en actitud hostil superaba la docena y la Policía se concentró en dos hombres conocidos por protagonizar otros incidentes. Hubo una persecución que llegó hasta jurisdicción de la Comisaría 24, donde uno de los motoqueros enganchó el pedalín con el cordón cuneta y se desparramó sobre la calle aunque sin lesionarse. Los agentes no se demoraron y lograron atraparlo, junto a un cómplice, antes de que se levantara.

Los dos detenidos estaban muy borrachos y de acuerdo a las fuentes, cuando ingresaban a la Cuarta agredieron a los policías que los acompañaban y a dos alcanzaron a fisurarles el tabique y a un tercero lo hirieron en un brazo. No fue fácil reducirlos y se tuvieron que sumar más agentes para calmarlos y encerrarlos en un calabozo.

Mientras que los efectivos lesionados tuvieron que ser trasladados a un centro de salud, los vándalos, mayores de 25 años, quedaron a disposición de la fiscalía de turno. Ayer por la tarde estaba previsto que fueran llevados hasta la sede judicial para la formulación de cargos por delitos como resistencia a la autoridad y lesiones.

Por fortuna, ningún vecino se vio perjudicado por el peligroso accionar de los motoqueros borrachos y los agentes heridos se restablecían anoche en forma favorable en sus domicilios.

Preocupados por la posibilidad de alguna desgracia, los vecinos empezaron a llamar a la Cuarta con el fin de alertar sobre los vándalos en moto.

Agreden y luego se victimizan

Uno de los detenidos ayer a la madrugada es muy conocido por la Policía por incidentes anteriores, protagonizados en un boliche céntrico. Al igual que hace un par de meses, borracho, no dudó en agredir a puñetazos a los agentes que lo custodiaban. Fuentes policiales destacaron que se trata de personas difíciles y que se intenta reducirlas pero evitando cualquier tipo de apremio porque después terminan siendo denunciados los efectivos que realizan los procedimientos.

Más allá de la lamentable agresión a los agentes, los móviles que intervinieron en la persecución no resultaron dañados y fue secuestrada una moto, propiedad de los detenidos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario