Gustavo, el artista que mejor pinta a los cipoleños

Tiene 26 años y es el tatuador más reconocido de la ciudad.

Katia Giacinti

giacintik@lmneuquen.com.ar


El amor, la pasión y la dedicación son cualidades que nacen desde que somos pequeños pero que, en la mayoría de los casos, se pierden con el correr del tiempo y se esconden bajo los mandatos de una sociedad en la que, para ser exitoso, hay que seguir determinados caminos. Sin embargo, existen quienes vencieron el miedo y salieron al mundo para demostrar que para llegar a la cima sólo hace falta esforzarse y tener confianza en uno mismo.

Gustavo Colantuono -también conocido como Surreal Gstv- tiene 26 años, vive en Cipolletti y es uno de los tatuadores más reconocidos de laciudad no sólo por la calidad de sus trabajos sino también por sus originales diseños que quedan plasmados en la piel de sus clientes de por vida. Comenzó a interesarse por el dibujo a los 5 años y a los 16 dio su primer paso en el mundo de los tatuajes. La influencia de la música y sus amigos lo motivaron a seguir creciendo.

Te puede interesar...

“Desde muy chiquito había empezado a tomarle gusto al dibujo. En un principio rayaba todas las paredes de mi casa -mis papás muy felices con esto- y después me encantaba recrear los personajes de Dragon Ball Z, me volvía loco”, recuerda.

Las ganas de tatuar aparecieron en la adolescencia, pero las primeras pruebas no fueron sobre la piel. “Cuando se me dio por los tatuajes practicaba sobre frutas y carne. Hasta que algunos amigos depositaron su confianza en mí y me dejaron probar con ellos”, relató Gustavo en diálogo con LM Cipolletti mientras su gato Kimba lo miraba atento desde el sillón.

Ahora que es todo un profesional, sigue explorando y descubriendo qué lo atrae más y aseguró: “Me encanta hacer estilo full color que son menos líneas y más dimensión con los colores”.

$3200 sale una sesión de tatuaje de tres horas. Adornar el cuerpo con tinta puede ser doloroso físicamente, pero también para algunos bolsillos. Los diseños con muchos detalles o muy grandes pueden llevar varias sesiones.

En paralelo también fundó, junto a otros compañeros, una banda de new metal llamada Ansiedad Motora que hasta el día de hoy continúa recorriendo la región para dar a conocer su música. La última semana del año se presentaron en el boliche bailable Pirkas, ubicado en la calle Santiago del Estero en la capital neuquina.

De esta manera, y luego de un arduo trabajo realizado a través de los años, el cipoleño se convirtió en uno de los mejores artistas de la región. En la exposición Kustom Tattoo que se llevó a cabo el 24 y 25 de noviembre en el Casino Río, Gustavo se llevó bajo el brazo al menos siete premios como, por ejemplo, al mejor tatuaje tradicional; el mejor del día sábado y del día domingo; y el mejor de estilo new school. Sobre su repisa, al lado de la camilla donde realiza su magia con tinta, tiene todos sus trofeos recolectados con orgullo.

En cuanto a su profesión artística explicó: “Tatuar para mí es como una terapia porque puedo pensar mucho y de manera clara, por eso también lo hago acompañado de la música, no importa el género, lo importante es que pueda inspirarme y a veces elijo música temática acorde al diseño que tenga que crear. Es que el cuerpo es un lienzo que uno puede decorar como más le guste y esta bueno dibujar cosas que se destaquen por su belleza y, muchas veces, por su significado”.

Finalmente, el tatuador aseguró que en los próximos cinco años planea seguir mejorando, además de conocer otros países. Italia es el primero en su lista de deseos donde espera, algún día, conocer a los mejores artistas del mundo y así incorporar todos los conocimientos y técnicas que en la actualidad en Argentina no son explotados como deberían, según asegura.

--> ¿Qué pasa si le piden dibujos extraños?

El joven cipoleño confesó que durante sus diez años como tatuador ha recibido pedidos algo “extraños” y que, si bien en ese momento no entendía por qué elegían diseños fuera de lo normal, su objetivo es satisfacer y hacer feliz a sus clientes.

“Muchas veces no sabes por qué te piden que les hagas ciertos dibujos como, por ejemplo, un patito amarillo de goma. Pero creo que si están convencidos de que quieren eso, es porque significa algo para ellos”, explicó.

Con su tinta los tatuadores plasman obras que acompañarán a su dueño de por vida. Recibir un pedido extraño como la réplica del pato de hule puede ponerlos en una disyuntiva, pero intentar convencer al cliente de que no haga esa locura no es la decisión que toma Gustavo. “No soy de preguntar mucho en esos casos, algo debe representar. No soy muy curioso, pero sí para conocer un poco más a la otra persona sí me gusta entablar una buena conversación”, expresó el artista.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario