El clima en Cipolletti

icon
Temp
58% Hum
LMCipolletti

Gran triunfo del equipo albinegro

Un doblete del debutante Petti le permitió a Cipolletti sumar sus primeros tres puntos en el torneo. El equipo exhibió notorias mejorías en su funcionamiento, lo que es un aval para lo mucho que viene.

Cipolletti jugó un buen primer tiempo y luego se las ingenió para contener los embates de un desesperado adversario.
 
Azul (Especial) – Importante y alentador. No caben otros calificativos para este triunfo que ayer obtuvo Cipolletti frente a Santamarina (Tandil) por 2 a 1, en uno de los partidos adelantados  de la segunda fecha de la Zona 1 del Torneo Argentino A. Dos goles del debutante Ezequiel Petti le significaron los primeros tres puntos para este albinegro que venía de sucumbir en su propia casa, a la que ahora volverá el otro fin de semana (recibirá a Rivadavia) con el pecho inflado para demostrar que está en pie y con fundadas razones para  alimentar la ilusión de ese ascenso que espera al final de este largo camino.
En una cancha inusual para ambos (se jugó en el estadio de Alumni, en Azul, por la sanción que pesa sobre Santamarina), apareció mejor pisado el visitante rionegrino, que en la primera etapa desplegaría un trabajo lo suficientemente inteligente como para justificar la ventaja que conseguiría Petti en el octavo minuto de acción. Ese buen desempeño albinegro se sustentó en la solvencia de sus medios, donde Larenas (de lo mejor en esa fracción), López Carrillo y Berra se encargaron de dominar primero el sector y como lógica consecuencia, organizar el juego.
Es cierto que la casi tempranera conquista le dio un voto de confianza al equipo de Yorno. Y bienvenido entonces el debut de Petti, quien antes del gol ya había dado una señal de advertencia cuando a punto estuvo de capitalizar un centro que bloqueó a tiempo el arquero tandilense. Pero en la siguiente aparición del ariete, su cabezazo terminó siendo inalcanzable para el golero Fernández.
Con el correr de los minutos la imagen de Cipolletti fue creciendo. Porque atrás y salvo un sofocón sobre la media hora, no tuvo mayores problemas. Cid se encargó de cubrir la franja por donde Santamarina podía llegar con mayor peligro y eso fue un alivio, mientras que arriba Weisser dejó claras evidencias de ser un interesante nexo con el otro nuevo goleador.
 
La "otra" parte
Para el segundo tiempo, el DT del equipo tandilense recurrió a la segunda variante (durante la etapa anterior Ortiz suplantó a Pintos) con Farías en lugar de Leonardo Gogna. A partir de la desventaja, Santamarina se lanzó en forma decidida en ofensiva. Copaba terreno, desbordaba por los costados y antes de los diez minutos arañó el empate que de evitarlo se encargó Ruiz con oportunas intervenciones.
El trance dramático se disipó enseguida. Justo cuando el ocasional local arreciaba en dominio con toda su gente en el sector cipoleño, un fulminante contragolpe puso a Cipo dos arriba. La maniobra la gestaron entre Weisser e Inda y de ponerle el moño se encargó ¡otra vez! Petti, quien casi con el arco a merced y el arquero fuera de escena, la mandó a las piolas.
El 2 a 0, como suele decir un relator de la tele, parecía de partido liquidado. Pero iban apenas 12 minutos de la complementaria y eso equivalía mucho tiempo aún en juego. Santamarina no se entregó. A los 21, Brittes revalidó su fama y de cabeza, estrechó la diferencia. De nuevo, con una brecha de apenas un gol, el drama volvió al escenario.
A esta altura, aquel buen juego del primer tiempo de Cipo, era una vieja fotografía. La realidad ya era otra: poner y aguantar. Encima, el resto físico de jugadores que habían sido vitales obligó a mover el tablero. Petti –extenuado antes de la media hora- dejó su puesto a Nahuel González y al ratito Weisser padeció el esfuerzo y lo reemplazo Mario Ávila. El partido no cambió. El trámite siguió con el equipo cipoleño defendiendo como fuese y cuando tenía un suspiro en su extrema línea, intentaba alguna réplica. Pasada la media hora López Carrillo también pidió vestuario y lo suplantó Mariano Figueroa.
De ahí al final fue de mucha angustia. A veces de ida y vuelta. Brittes estuvo dos veces a punto de lograr la paridad pero Ruiz respondió a su altura. También en el otro lado, un remate algo débil del ingresado Ávila salvaron en la línea lo que hubiese permitido decorar esta victoria, que en lo estrecha es muy merecida porque nadie le regaló nada, y que es de mucha importancia para un equipo que ayer en Azul demostró que puede.
 
El resto de la fecha
En otro de los partidos jugados ayer, Villa Mitre y Rivadadavia de Lincoln empataron 1 a 1. Alejandro Aguirre anotó para el visitante y la igualdad bahiense la señaló a los 85, de penal, Rogelio Martínez.
La jornada se completará con los partidos de Guillermo Brown (Puerto Madryn) con Huracán (Tres Arroyos) y Douglas Haig (Pergamino) con Unión (Mar del Plata).

Se dijo

"Lo más importante ha sido ganar porque esto justifica el gran trabajo que realizamos durante la semana. ¿Si esto me posiciona en el equipo? Yo vine para sumar y aprovechar las oportunidades que tenga. Hoy se dieron dos que sirvieron para la victoria y eso es suficiente para sentirme bien". Lleno de gozo, Ezequiel Petti, dejó el resumen para su debut.

Dejá tu comentario