El clima en Cipolletti

icon
14° Temp
48% Hum
LMCipolletti San

Estudian la población del langostino en el golfo San Matías

Evalúan en qué estado se encuentra la especie, que ha reactivado la industria pesquera provincial por su alto valor comercial. Los datos se utilizan para determinar el manejo del recurso.

El gobierno rionegrino ordenó la realización de un estudio acerca del estado poblacional del langostino en el golfo San Matías, donde la especie, con alto valor económico por su realce en la industria gastronómica, apareció en grandes cantidades hace poco menos de una década.

La prospección, que se inició en octubre y finaliza a fin de mes, se llevó a cabo en el área de veda estacional para la captura de merluza, el otro producto que se captura masivamente.

Te puede interesar...

Los datos son recabados por Observadores Científicos embarcados en cuatro buques pesqueros habilitados por la provincia, precisa la Resolución del Ministerio de Producción y Agroindustria.

El análisis de la información estará a cargo del CIMAS (Centro de Investigación Aplicada y Transferencia Tecnológica en Recursos Marinos Almirante Storni) con sede en San Antonio Oeste, al cual la cartera provincial le encomendó “realizar un monitoreo permanente del comportamiento del recurso”.

El organismo científico luego deberá aportar recomendaciones sobre la necesidad de tomar medidas adicionales o correctivas de manejo de los recursos naturales comercializables y, en particular “el monitoreo de la incidencia de la pesquería sobre otros recursos hidrobiológicos del Golfo San Matías”.

El langostino se erigió como uno de los productos más preciados para la industria pesquera provincial. Ingresó en grandes en grandes cantidades hace casi diez años por cuestiones propias de la naturaleza.

Su aparición activó plantas pesqueras de San Antonio en las que habitualmente se procesaba merluza y otras especies acompañantes, como salmones y meros. Fomentó la creación de puestos de trabajo y nuevo impulso económico para la comunidad, pero también algunos inconvenientes, como el tratamiento de los residuos que se genera y el airado reclamo de pescadores y marineros locales.

Es que se produjo una “fiebre” por la abundancia y lo redituable de la pesca, que atrajo a empresas y embarcaciones foráneas a los que se buscó poner límite, para que las ganancias quedasen en la zona.

La temporada de pesca se inicia habitualmente en diciembre y se extiende hasta principios de octubre. El mejor año fue 2017, cuando se capturaron cerca de 8.000 toneladas.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario