Estafó a varios con venta de vehículos pero no va preso

Un audaz cipoleño acumuló tres causas en apenas dos años por entregar papeles truchos.

Las denuncias por estafas con autos truchos son habituales en Cipolletti y gran parte de la región y las causas penales, que recaen en juzgados federales, se demoran varios años hasta que son resueltas. Uno de los últimos casos analizados en el Tribunal Oral Federal de General Roca tuvo como protagonista a un cipoleño con domicilio en las 200 Viviendas, identificado como Enzo H., quien fue encontrado culpable por tres hechos. Más allá de la condena, de tres años, no irá preso porque se trata de un castigo en suspenso.

La primera de las víctimas fue la vecina Marina, que hizo un boleto de compraventa y, lejos de dudar, se fue contenta con su vehículo Hyundai H-100 modelo 2009. Sin embargo, no tardó en comprobar que la cédula de identificación del automotor estaba adulterada. El juez interviniente ordenó una pericia caligráfica y se estableció que la firma autorizante era apócrifa.

Asimismo, intervinieron los agentes del Gabinete Criminalística de Cipolletti y verificaron que las chapas patentes que tenía colocadas el rodado eran falsas.

Otra de las estafas atribuidas a Enzo H. fue llevada a cabo en un autoparque muy conocido por una serie de procedimientos policiales, ubicado sobre Alem al 500. En ese lugar, la víctima que cayó, de nombre Marcos, compró una camioneta Fiat modelo Strada Adventure. La operación se llevó a cabo el 23 de enero de 2014 y de acuerdo a la investigación policial, el documento adulterado era el título de propiedad automotor, con una “firma certificante falsa”.

Apenas intervino la fiscalía federal, el vendedor cipoleño fue imputado por el delito de “uso de documento público adulterado destinado a acreditar la titularidad de un vehículo automotor”. La labor investigativa fue desarrollada por el Área Judicial e Investigaciones de Cipolletti, dependiente de la policía provincial, mientras que la Dirección Nacional de los Registros de la Propiedad Automotor se encargó de revisar la firma del título, concluyendo que era trucha.

Finalmente, Enzo H. dijo para sus adentros “no hay dos sin tres” y engatuzó a Natalia, quien había visto un aviso en un diario de un Ford Fiesta. El hábil estafador, sin sonrojarse, le entregó el auto, un Formulario 08 adulterado y un título de propiedad falso, que derivó en otra denuncia.

El TOF avanzó en la última semana con un juicio abreviado y el cipoleño, acorralado, aceptó su culpa y se vio beneficiado con una pena en suspenso.

El vendedor fraudulento de autos cipoleño acumuló tres denuncias en el lapso de dos años.

“Un sincero arrepentimiento”

Enzo H., de 39 años, no tiene antecedentes penales y se anotó su primera condena en General Roca tras ser encontrado culpable de “los delitos de uso de documento público falso destinado a acreditar la titularidad y habilitación para circular de un vehículo automotor”.

El castigo que se le impuso es de ejecución condicional y deberá cumplir una serie de pautas de conducta.

Entre otros atenuantes que tuvo presente el juez a la hora de dictar la sentencia, se indicó su “sincero arrepentimiento”.

En cuanto a las maniobras de adulteración de los papeles, los peritos verificaron, por ejemplo, que un título de propiedad automotor era “una reproducción y posterior impresión a chorro de tinta” y un Formulario 08 era “un ejemplar genuino pero la firma atribuida al encargado es falsa”.

Una de las pruebas que presentaron las víctimas fueron los boletos de compraventa, donde figuraban los pagos realizados. En el caso de la mujer que adquirió el Ford Fiesta, hizo una entrega de 17 mil pesos pero el auto terminó secuestrado cuando hizo el trámite registral.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario