Con varias pistas fallidas, su hermana Graciela Vera toma toda nueva noticia con cautela. Hace alrededor de dos semanas, una allegada la alertó acerca de que podría encontrarse en la provincia de Buenos Aires: “Una conocida de nuestro círculo me llamó para avisarme que le pareció ver a Emilia en la Basílica de Luján”.

De inmediato transmitió la información a la Fiscalía de Delitos contra las Personas de Cipolletti. La hermana de la mujer desaparecida explicó que debe intervenir la Comisaría 32ª y ponerse en contacto con la Policía bonaerense para realizar la búsqueda. Sin embargo, transcurrieron 15 días y no hay novedades.

Graciela comentó que está a la espera de un llamado de su contacto para coordinar el envío de fotografías de su hermana.

Emilia Vera, de 32 años, desapareció el 16 de enero. Desde entonces ninguno de los indicios sobre su posible paradero fue confirmado. Una mujer que llamó a una radio de la ciudad aseguró haberla visto bañándose en un canal de riego con una bikini negra. Sin embargo, la información no resultó seria ya que nunca fue informada a la Policía.

Otra pista que no arrojó resultados concretos fue la ropa hallada a fines de marzo en proximidades del río Limay.

En este marco, Graciela apela a la esperanza y señala que su hermana se encuentra con vida: “Lo único que yo sé es que no está muerta”.

Emilia es madre de un adolescente y vivía con su padre, que padece el mal de Parkinson. La joven mujer no sólo trabajaba sino que se encargaba del cuidado de su papá y de su hijo.

Al momento de su desaparición, según su hermana, atravesaba un momento difícil porque se encontraba un poco desbordada por las distintas obligaciones. Asimismo, la mujer estaba bajo tratamiento psiquiátrico y por ese motivo tomaba una medicación diaria.

La última comunicación telefónica fue con su hermana, a través de un mensaje de texto.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario