El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
74% Hum
LMCipolletti Fernando Báez Sosa

El patovica testigo de la golpiza a Báez Sosa: "Nunca vi nada igual, era saña"

Alejandro Muñoz es el jefe de seguridad de Le Brique, el boliche donde inició la pelea entre los rugbiers y Fernando.

El jefe de seguridad del boliche Le Brique, donde se originó la pelea entre los rugbiers y Fernando Báez Sosa, dijo que “nunca” vio algo igual a cómo le pegaron al joven en Villa Gesell, a quien mataron aquel 18 de enero de 2020.

“Nunca vi nada igual, era saña. Hace 20 años que trabajo de esto y nunca vi nada igual, todo patadas”, dijo Alejandro Muñoz, quebrado por el llanto, y agregó que después de eso estuvo “cuatro días sin dormir”.

Te puede interesar...

El jefe de seguridad de 2,03 metros de alto incluso relató que le costó sacarlo del boliche a Máximo Thomsen, uno de los más complicados en la causa, luego de un incidente que protagonizó junto a su grupo y el de Fernando Báez Sosa. También recordó que tuvo que sacarlo con otro compañero por una puerta lateral y que dio aviso a la Policía en la puerta por el estado violento en que estaba el primero de ellos.

rugbiers juicio fernando báez sosa.webp

“Cuando llego a la puerta veo a todos los ‘rugby’ y veo que se van turnando para pegar a Fernando: trataban de separar a los amigos y dejarlos a cinco o seis metros. Unos cubrían a los amigos y otros le pegaban (a Fernando). Uno que estaba con camisa blanca con rodete (por las fotos es Matías Benicelli) le pegó y Fernando no se levantó nunca más. Le daban patadas constantemente. El que más le pegaba fue el chico que saqué yo: Thomsen. Me concentré en él porque, mirá que yo soy grande, pero no lo pude contener”, precisó.

En la audiencia se proyectaron dos videos durante el testimonio de Muñoz y el testigo refirió que a los imputados los sacaron por Avenida Buenos Aires, y que a Fernando y sus amigos, por la entrada principal, sobre la Avenida 3. Precisó que es parte del “protocolo”. “Yo siempre les digo que se vayan a su casa, pero acá hubo una diferencia: unos salieron violentos, otros no”.

“Después de ese hecho estuve cuatro días sin dormir. En la calle veía que la gente me miraba como si yo fuera uno de los culpables”, indicó el jefe de seguridad del boliche. Luego de responderle al Ministerio Público Fiscal que mide 2,03 metros y que pesa 150 kilos, Fernando Burlando dijo: “Y, así y todo, le costó sacar a Thomsen. ¿Cuánto cree que pesaba?”. Muñoz respondió 90 kilos.

Tras su declaración, el hombre se retiró de la sala y al salir se dio un abrazo y se largó a llorar con Graciela Sosa, la madre de Báez Sosa.

La declaración del seguridad que sacó a Fernando

Fabián Maximiliano Ávila, empleado de seguridad de Le Brique, fue el encargado de sacar a Fernando del boliche.

“Cuando vi que se empezaron a pelear en el medio de la pista, yo bajé, pasé entre medio de la gente y justo vi a Fernando y a uno de los chicos. Yo agarré a uno de los ‘rugby’, no sé quién era, uno de pantalón corto. En ese momento, Fernando, que tenía la camisa rota, le pegó una piña en el estómago al que yo sostenía. Nos caemos los dos para atrás, y ahí me levanto y lo agarro a Fernando y le digo que me acompañe afuera”, detalló Ávila.

Fabián Maximiliano Avila Fernando Báez Sosa.webp

En ese momento se reproducía en la sala el video donde se veía cómo retiraban a los imputados del boliche: “La otra persona quedó en la pista y la sacaron mis compañeros. No sé de quién se trataba. Si tuviera que describirlo diría: pelo castaño larguito, pantalón corto y camisa. Creo que lo sacaron Alejandro Muñoz y otro más, que no me acuerdo el apellido”.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario