El clima en Cipolletti

icon
Temp
87% Hum
LMCipolletti

El humo los delató cuando estaban a punto de abrir caja fuerte bancaria

Desactivaron alarmas, forzaron puertas y cortaron la capa exterior de la bóveda del Credicoop, pero el hedor provocado por la maquinaria utilizada alertó a un vecino. Lograron escapar sin dinero.

Nuevamente la sucursal local del banco Credicoop fue elegida como blanco de un audaz robo, que se frustró casualmente.

Olor a quemado. Entre las muchas cosas que seguramente habrán contemplado, los ladrones que ingresaron a la sucursal del banco Credicoop difícilmente hayan pensado que fuese eso lo que pudiese delatarlos. Porque fueron capaces de entrar, desconectar alarmas, robar el disco rígido de la computadora que registra los videos de seguridad y escapar del lugar cuando se alertó a la Policía. Pero no pudieron robar nada porque el olor del humo presumiblemente provocado durante el trabajo que realizaron para abrir la caja fuerte con equipos especiales, llamó la atención de un vecino que avisó al personal de la Comisaría Cuarta. Y se vieron obligados a abandonar los elementos y el botín que buscaban cuando poco les faltaba para concretar el golpe.
Si bien pudo tratarse de un detalle que frustró el plan, se trató del segundo intento frustrado de un audaz robo en la sucursal cipoleña del Credicoop y en ambos casos la utilización de máquinas de oxicorte, que provocan chispas, humo y olor, fue lo que delató a los ladrones.
La Policía concurrió al local, ubicado frente a la plaza San Martín a las 3 de ayer. Pero por el grado de avance en la concreción del frustrado robo, se presume que los ladrones habían ingresado horas antes o quizás el sábado por la tarde.
A pesar de la hora, la zona es concurrida por la proximidad de confiterías y porque la calle Roca –sobre la que está el frente del local- tiene tránsito en forma casi constante durante las madrugadas del domingo. Sin embargo>, nadie habría advertido ruidos extraños debido al trabajo de los ladrones. Fue el olor a humo lo que motivó un llamado a la comisaría Cuarta. De hecho, los policías que llegaron al local comercial también sintieron el hedor del humo y llamaron a los Bomberos.
 
Profesionales
En el interior del banco, la Policía encontró numerosos indicios de que el robo estaba en plena concreción cuando los ladrones escaparon. Pero también de que no fueron principiantes quienes intentaron robar la caja fuerte del Credicoop cipoleño. Según la reconstrucción parcial del hecho, los ladrones ingresaron por un patio en la parte posterior del Banco, saltando paredones de otras propiedades. Allí violentaron una reja y una puerta de acceso. Antes de ingresar habrían logrado inutilizar el sistema de alarmas, porque el dispositivo no se disparó ni dio aviso silencioso a la unidad Cuarta.
Luego, los ladrones se dispusieron a intentar abrir la caja fuerte moviendo muebles y colocando cajas de cartón desarmadas en la parte posterior. Así, desde la vereda no se verían las chispas de los equipos de oxicorte con los que abrieron el acero exterior de la parte posterior de la bóveda.
La primera de las paredes de la caja había cedido al trabajo de los ladrones, pero el humo ocasionado fue lo que llamó la atención de un vecino. El olor hizo que llamara a la Policía, cuando en el interior del banco con diversas herramientas los ladrones intentaban superar una pared de concreto.
Un patrullero llegó al lugar con velocidad, incluso circulando a contra mano por Miguel Muñoz. El movimiento alertó a un integrante de la banda (presuntamente apostado como “campana”) y se dieron a la fuga abandonando todas las herramientas y elementos que podrían comprometerlos. Antes, habían pasado por el lugar y no habían notado movimientos dentro del local. Los ladrones redireccionaron una luz que se ve desde el exterior para no llamar la atención.
Si bien la Policía llegó al lugar presumiendo un posible incendio, se cercó la cuadra –según confiaron fuentes policiales- y desde la esquina de Roca y España se habría observado a uno de los ladrones saltar un paredón y subir a un auto.
En el lugar, además de una gaseosa a medio terminar, los delincuentes abandonaron guantes de látex, amoladoras, tubos halógenos, disparadores de aire comprimido con herramientas para percutir, barretas y otras herramientas. También se les cayó un billete de diez pesos.
Del lugar, por ejemplo, se llevaron un disco rígido de la computadora que graba las cintas de seguridad, demostrando conocimiento para evitar ser identificados. Sin embargo, también dejaron una de las llaves necesarias para abrir la puerta principal del banco, lo que podría brindar pistas a los investigadores en su intento de identificar a los ladrones.

Intento similar, idéntico desenlace


Hace menos de un año, otro intento de robo al banco Credicoop se frustró con gran dosis de fortuna, como el de ayer. El 3 de mayo de 2009, fue el gerente de la entidad quien dio aviso a la Policía. Había concurrido al lugar para extraer dinero del cajero y, como en este segundo intento, percibió “un aroma raro, como a algo quemado y salía del interior”.
Los intentos tienen muchas similitudes entre sí, lo que no pasó desapercibido a los investigadores. También, hubo quienes advirtieron que Credicoop construye una nueva sede, en Irigoyen y Sarmiento. Tras la mudanza, los conocimientos sobre el edificio y los sistemas de seguridad que poseían los ladrones perderán su valor.
Por otro lado, el intento de robo tiene puntos de conexión con el perpetrado en una sucursal del banco Macro en Capital Federal. Allí, los ladrones lograron inutilizar los sistemas de seguridad y de captación de video y lograron sustraer pertenencias de un centenar de cajas de seguridad. Aquí, al no existir las cajas personales los ladrones debieron intentar violentar la caja fuerte, algo que lleva más tiempo y trabajo. Y en esa tarea, dos veces, el humo los delató frustrando el golpe.

Dejá tu comentario