"El Estado está fomentando una violencia escandalosa"

Lo dijo el cura Rubén Capitanio al hablar de la actual situación social.

Por Carolina Diocare / policiales@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN- En medio de Semana Santa, el sacerdote Rubén Capitanio opinó, no sólo como miembro de la Iglesia sino como ciudadano, y aseguró que “la violencia es fomentada por el Estado de manera escandalosa y peligrosa”. Crítico del Gobierno nacional, el clérigo se posicionó sobre la legalización del aborto, la lucha contra la violencia de género, la criminalización de los jóvenes y lo que denominó “el embrutecimiento de las fuerzas de seguridad”.

En diálogo con LM Neuquén, Capitanio respondió con soltura y convicción en sus palabras, sin esquivar preguntas, ni siquiera las que podrían incomodarlo por su cargo y/o creencias.

Te puede interesar...

“La violencia en Neuquén es como en el resto del país, aumenta porque aumenta la injusticia, porque la gente no tiene para comer, no tiene salud”, afirmó el sacerdote, a la vez que explicó sencillamente que “no todos tienen lo que por derecho deberían tener”.

En un análisis de la realidad neuquina, el clérigo señaló que a nuestra provincia le sobran los recursos, pero que, por el contrario, no están bien distribuidos.

“Eso es violencia, es violencia social”, sentenció Capitanio, mientras resaltó que el Gobierno echa empleados “porque tiene que ahorrar”, pero que después crea dos subsecretarías más. “Eso demuestra que hay recursos que están mal distribuidos, tanto en lo estatal como en lo privado. Cuando la gente no tiene lo imprescindible, no le podés pedir que razone”, reflexionó el cura.

En cuanto a la criminalización de los jóvenes, el sacerdote se manifestó preocupado por la libertad de las fuerzas represivas para “controlar” por color de piel y portación de rostro. “En la terminal de ómnibus el otro día estaba Prefectura y vi con mis propios ojos cómo vigilaban lo que hacían jóvenes y morochitos”, lanzó Capitanio, e indicó indignado: “Eso siembra bronca”.

padre-capitano.jpg

La conversación lo llevó al caso más reciente de violencia policial en la provincia: el caso de Facundo Agüero, el joven que fue golpeado por un robo que no cometió. “Eso hace la doctrina Chocobar. Si el Presidente alaba que se mate por la espalda a un joven... La culpa no es del chancho sino del que le da de comer”, sintetizó Capitanio para endilgar responsabilidades.

Por otra parte, la lucha contra la violencia de género no quedó afuera, y tras manifestarse en apoyo “contra todo tipo de violencia”, dijo que el machismo aflora cuando unos se creen superiores a otros.

“En la Iglesia hay discriminación de la mujer, pero es gracias al aporte de esta que la Iglesia se mantiene”, afirmó Capitanio, consultado de si existe violencia de género dentro de la institución cristiana.

“Para mí la Iglesia tiene que estar para generar conciencia, dejar de imponer normas y promover valores que nos humanicen”, aclaró.

Con respecto al aborto, el clérigo indicó no estar a favor, ya que, más que nada como persona, aclaró que cree que la vida comienza con la concepción. “En un Estado laico como el nuestro, la ley no es la dificultad, lo que creo es que es imposible de concretar”, apuntó el cura y explicó que el sistema público de salud no tiene ni siquiera para remedios.

“A este gobierno nacional que mata y promueve a la salud privada no le interesa la vida”, concluyó.

p28-f03--karina-valentina-doble-femicidio.jpg

--> “La Justicia o es muy idiota o muy cómplice”

En referencia al accionar de la Justicia tras el doble femicidio de Karina y Valentina en Las Ovejas, Rubén Capitanio se mostró categórico y afirmó: “Es gravísimo lo que pasó, espero que haya sido negligencia y no connivencia. Me cuesta pensar que sólo fue negligencia. O son muy idiotas o muy cómplices”.

El clérigo indicó que espera que no se olviden del caso y de la familia de las víctimas, y alertó que si esto pasó en Las Ovejas, en la calle, podría pasar tranquilamente en cualquier barrio de la ciudad.

“Tenemos derecho de sentirnos inseguros”, sentenció Capitanio al respecto, y recordó cómo escuchó a la Policía y a la fiscalía decir que ponían “todos” los recursos a disposición del caso.

“Ni por el olor lo encontraron. ¿Qué pasó? ¿No pusieron todos los recursos o si esos son todos los recursos, qué clase de recursos tenemos?”, cuestionó retóricamente el padre el fortuito hallazgo del cuerpo del femicida Lorenzo Muñoz a 300 metros del lugar del crimen tras 23 días de búsqueda.

p12-pieza.jpg

“Vamos como naturalizando la violencia”, indicó el sacerdote, sin olvidar el escenario nacional, como la muerte de Facundo Ferreira de 12 años en Tucumán “porque el policía pensó que iba a robar” o Cristian Cortez de 18, en San Juan, porque trató de robar un celular.

“Los vecinos se convirtieron en asesinos. Él podrá haber intentado robar un celular pero ellos le robaron la vida”, concluyó Capitanio, horrorizado por el nivel de violencia desplegado durante este último mes en el país.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario