El clima en Cipolletti

icon
31° Temp
41% Hum
LMCipolletti Banco

El banco pagó caro su indiferencia con un cliente

Lo sometió a un derrotero de reclamos sin ofrecerle una solución, y cuando intervino el Juzgado de Paz de Cipolletti, tuvo que pagarle al cliente por los daños que le ocasionó.

Un hombre de Cipolletti será indemnizado por la indiferencia de un banco que lo sometió a un trámite desgastante, sin ofrecerle una solución. Fue por un seguro no contratado que le debitaron por más de dos años.

En primera instancia, un fallo del juzgado de Paz ordenó la devolución de ese dinero más una multa. Pero en la apelación, se fijó un monto extra en función de las preocupaciones y pesares que padeció el consumidor.

Te puede interesar...

El cliente reclamó ante el juzgado de Paz de Cipolletti y allí se inició un expediente por menor cuantía. La compañía de seguros Sura no contestó la demanda. Y en esa primera instancia quedó acreditado que sin haber contratado ninguna póliza la cuenta del hombre fue objeto de sucesivos descuentos durante dos años y medio.

El fallo consideró que el banco Patagonia no probó la contratación del seguro, no adjuntó ninguna documentación y no justificó los débitos bancarios cuestionados.

Banco Patagonia.jpg
Banco no puede descontar plata de un crédito por estafa

Banco no puede descontar plata de un crédito por estafa

En consecuencia estableció el daño directo en 12.384,12 pesos por los débitos descontados y una multa por daño punitivo por 15.997,89 pesos. La jueza de Paz sostuvo que el banco no respetó dos derechos fundamentales en materia de defensa del consumidor: el deber de información y la obligación de dar un trato digno al usuario.

En la apelación, el juzgado Civil N°9 evaluó que además el cliente debía ser indemnizado por daño moral. Determinó ese monto en 17 mil pesos. Surge de esa segunda sentencia que el hombre fue sometido a un derrotero de reclamos y sinsabores, que se tradujo en el desgaste propio de un trámite que no tuvo solución.

Se consideró además que el banco tuvo una conducta indiferente, que no ofreció información clara, sencilla y veraz. Como consecuencia, el demandante padeció perturbaciones, preocupaciones y pesares.

El fallo asegura que el temor y la angustia de “asumir débitos por productos no contratados no han hecho otra cosa que ocasionar en su faz espiritual una lesión que supera los padecimientos propios de la vida en sociedad, componen un daño extrapatrimonial que debe ser reparado”.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario