El Albinegro se adelantó al carnaval

Cipolletti le marcó 8 goles en 15 días a Independiente. Ayer, lo goleó 3 a 0 por la segunda fecha de la reválida del Federal A.

Producción: Mauricio Reina y Sofía Ibáñez

deportes@lmneuquen.com.ar

Cipolletti cumplió y volvió de La Chacra con los tres puntos que dejó pasar una semana antes en La Visera. El Albinegro goleó 3 a 0 a Independiente, por la segunda fecha de la zona 1 de la reválida del Federal A. En 18 minutos ya ganaba 2 a 0 con un golazo de Jonathan Morales y otro de Matías Carrera. En el complemento, lo liquidó Germán Weiner. En el final hubo incidentes entre los futbolistas locales y la barra brava.

El equipo neuquino buscó dejar atrás la dura derrota 5 a 0 por Copa Argentina en su cancha y aunque mostró una imagen algo más adornada, le faltó mucho para doblegar a un Cipo que no necesitó una actuación descollante para llevarse los tres puntos al otro lado del puente.

El local tuvo serios problemas en el fondo y lo pagó caro. A la visita le bastó con golpear en los momentos justos para luego aguantar con solvencia los embates del Rojo.

El primer gol de Cipo llegó después de que Jorge Piñero da Silva robara una pelota, encarara al arco y Martín Ramos lo camiseteara al borde del área. De tiro libre, Morales la colgó del ángulo derecho de Emmanuel Pontet que nada pudo hacer ante el gran remate del volante.

La reacción del equipo de Diego Trotta no se hizo esperar. Mario Ávila de cabeza lo tuvo solo dentro del área pero la pelota se le fue por arriba del travesaño.

Pisando los 20 minutos, la armaron bien entre Fabio Giménez y Morales por la izquierda, quien sacó un centro buscando al 9. La pelota le pasó por encima a Piñero, pero detrás llegó Carrera, quien en dos tiempos le marcó su segundo gol en 15 días a Independiente.

A partir de ahí, al Rojo le costó cada vez más y Cipo se fue tranquilo al entretiempo con la ventaja.

Ya en el complemento, Matías Sosa, el creador de juego en los rionegrinos, obligó a Pontet a volar para sacar una pelota que buscaba ángulo y le bajaba la persiana al partido.

Trotta mandó rápido a la cancha a Guido Abayián y los neuquinos ganaron peso ofensivo. Entonces debió a aparecer fue Matías Alasia, ahogándole el grito al lungo atacante en más de una oportunidad.

Cipo cedió terreno, que el conjunto capitalino intentó copar por todos lados siempre con Villegas como eje y algunos buenos aportes de Reynoso. Nada de esto hizo tambalear un resultado que el Albinegro aguantó con aplomo de sus volantes de experiencia como Eduardo Vilce y Giménez. Sobre el final, cuando Velázquez salvó sobre la línea el descuento de Villegas, salió la contra en los pies de Morán, que llegó a zona de gatillo y la soltó para que Weiner entrando solo liquide las acciones.

Tras el pitazo final de Sergio Testa, hubo piedrazos desde la parcialidad local y los jugadores de Independiente enfrentaron cara a cara a los barras, cuando los proyectiles llegaron al lugar en donde se encontraban sus familias.

Un final triste para un clásico que parece tener un solo dueño, Cipo, que sólo cruza el puente para sumar de a tres y en dos semanas le metió ocho goles al rojo.

El miércoles, el Albinegro recibe a Deportivo Madryn en La Visera, desde las 21:30.

Piñas entre jugadores del Rojo y los barras

Cuando Matías Carrera puso el 2 a 0, cayeron las primeras piedras cerca de Matías Alasia, quien tenía a sus espaldas a la barra brava de Independiente. Sólo fue un aviso de lo que sucedería una vez consumada la goleada. Los hinchas comenzaron a arrojar piedras a la cancha y algunas de ellas alcanzaron la zona de plateas en donde se encontraban muchos de los familiares de sus propios jugadores.

Eso agotó la paciencia de muchos de los protagonistas que no dudaron en ir a enfrentar cara a cara a los barrabravas involucrados. Algunos de ellos como el capitán Manuel Berra y el lateral Federico Cataldi alcanzaron a conectar golpes, alambrado mediante.

Un momento de mucha tensión en el que la Policía tardó una enormidad en reaccionar y disuadir a los violentos. Luego de eso, hubo algunos enfrentamientos también en la zona del acceso principal entre los uniformados y los hinchas.

En la goleada, 15 días atrás, hinchas locales habían arrojado piedras al colectivo del Albinegro.

El malestar era generalizado. Los jugadores del Rojo se retiraron calientes por la derrota y el mal momento que pasaron sus familiares en las gradas de la platea. Finalmente, los hinchas dejaron el predio disuadidos por la Policía.

Embed

“Hicimos un muy buen primer tiempo y hasta pudimos haber convertido algún gol más. Siempre tuve la sensación de que el partido estaba controlado”.Duilio Botella. Entrenador albinegro

“Pedí patear porque me tenía confianza”

Morales abrió el marcador con un golazo de tiro libre. Además, tiró el centro para la llegada de Carrera por el segundo palo, que terminó en gol.

Jonathan Morales encaminó la segunda goleada de Cipolletti frente a Independiente en los últimos 15 días. El pampeano abrió el marcador cuando iban 6 de la primera etapa, con una exquisitez de tiro libre y, además, asistió a Matías Carrera en el segundo tanto, 12 minutos después.

“Me tenía confianza, ya Matías (Sosa) había pateado un par y no se le había dado, entonces la pedí, por suerte entró”, expresó el zurdo, quien con la llegada de Duilio Botella comenzó a jugar como mediocampista.

Después de la caída contra Sansinena, el técnico realizó tres modificaciones en la formación. El de Morales por Ezequiel Ávila fue uno de los nuevos ingresos.

“En nuestra cancha no se nos había dado, perdimos tres puntos fundamentales. Teníamos que venir a ganar sí o sí”, sostuvo Morales.

Tras dejar pasar los primeros tres puntos, el ex Guillermo Brown valoró el rendimiento del equipo en La Chacra. “El domingo no encontramos nuestro juego contra Sansinena, pero por suerte hoy se nos dio un partido muy bueno, esperemos poder seguir así”, se esperanzó.

13 partidos sin perder lleva Cipo ante el Rojo. En los últimos 5 fueron triunfos de visitante.

El reemplazo del capitán

En el complemento, Independiente fue por el descuento con más ímpetu que juego, pero se topó en el arco con Matías Alasia y Federico Velázquez.

El central fue otra de las variantes en el once de Cipo, e ingresó por un referente en el plantel, nada menos que por el capitán César Medina, de quien Botella decidió prescindir porque vio mejor al central charrúa. “Más allá de que César venía haciendo un buen trabajo, el técnico optó por mí, así que quiero tratar de aprovechar la chance”, dijo Velázquez.

“Era la victoria que necesitábamos, es un torneo muy cortito, del cual un traspié hay que levantarse rápido”, dijo el central, que ayer sacó dos pelotas en la línea.

“En esta categoría los partidos se hacen muy trabados por la cancha, y el que abre el marcador lleva una ventaja. Hoy nos tocó a nosotros por suerte. Se trabaja para eso, para ir a buscar los partidos, por suerte se dio”, cerró.

“Siempre me dicen que pique detrás de Piñero”

La Chacra le sienta bien a Matías Carrera. Había marcado en la goleada 5-0 por la Copa Argentina y ayer convirtió el 2-0 parcial, pero tuvo que salir a los 35 minutos de la primera etapa por una torcedura del tobillo izquierdo. “Estoy muy contento por el gol, siempre me dicen que tengo que picar detrás de Piñero da Silva por las dudas, porque todo puede pasar, justo lo hice, quedé ahí, y gracias a Dios se dio”, expresó el cipoleño.

Carrera fue uno de los cambios en la formación, respecto del once de la caída contra Sansinena. “Creo que el equipo demostró actitud, que quería ganar. En ciertos momentos se cerraron los espacios pero encontramos la forma, los caminos y eso nos llevó al resultado que tuvimos”, analizó.

Respecto de su lesión, el volante contó sobre su temprana salida: “Se me trabó el tobillo en el césped y después ya no pude seguir, no podía ni marcar. Antes de que nos metieran un gol, preferí que entre alguien que pueda aportar un poco más”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario