Doble femicidio de Las Ovejas: un dolor que ya es de todos

Una familia destrozada y un debate que sigue vigente en la sociedad.

Guillermo Elía / policiales@lmneuquen.com.ar

Al cumplirse un año del doble femicidio de Carina Apablaza (31) y Valentina (11) en Las Ovejas, su familia continúa inmersa en la angustia y el dolor. El pueblo trabaja para salir adelante debatiendo sobre violencia y los familiares de Lorenzo Muñoz, el femicida, se sienten rechazados por la comunidad.

El 22 de febrero de 2018 al mediodía, Muñoz salió al encuentro artero de Carina y Valentina y las asesinó a puñaladas en plena calle para luego huir en dirección al bosque de Corfone ante la mirada atónita de dos testigos. El femicida tenía una denuncia de abuso a la nena, por la cual Carina se había separado y le habían impuesto una medida de restricción de acercamiento que no respetó. La joven ya había alertado a la Policía y la Justicia de que Muñoz había dicho a uno de sus allegados que pretendía matarlas, pero la mujer no fue escuchada.

Te puede interesar...

Tardaron 23 días en hallar al femicida, que fue encontrado ahorcado en una enramada a 250 metros del lugar del doble crimen. En el pueblo circula la hipótesis de que el cuerpo fue plantado. “Vos te das cuenta de que hay un animal muerto por el olor y las aves que rondan el lugar. Acá nada de eso sucedió y pasaron 23 días”, contó un poblador a este medio. La teoría es avalada por la familia Apablaza, a pesar de los resultados forenses que determinaron que el femicida se mató entre la tarde del 22 y la madrugada del 23 de febrero.

El doble crimen sumió a la localidad en un primer momento en el miedo y se abandonó el espacio público. Pero el fuerte trabajo de la Red Interinstitucional, en conjunto con el Ministerio de Ciudadanía, logró restablecer el tejido social y poner en debate el tema de las violencias.

La comunidad le dio el nombre de Carina y Valentina a una de sus calles.

La lucha de los Apablaza A la fecha, los Apablaza intentan restablecer sus vidas. “Ha sido un año muy duro para la familia, lleno de angustia, dolor, bronca, tristeza. Un año de lucha pidiendo justicia y explicaciones para tratar de entender el abandono de parte del Estado. Esta fue una tragedia que pudo evitarse, pero el pedido de protección de Carina y Valentina nunca fue escuchado por ser mujer”, aseveró Miguel Apablaza, hermano de Carina.

Alejandra, hermana de Carina, recordó: “Ese día, mi hermano Nicolás me llamó para avisarme y yo de inmediato le dije al resto de mis hermanos. Conseguimos un auto como pudimos y salimos para Las Ovejas. En el camino nos fuimos enterando de cómo las habían matado y de que había una denuncia por abuso”.

Alejandra y María Apablaza, Laura Duran y Zulema.

“Nos encontramos con referentes muy dolidos por lo que había pasado en el pueblo, pero con ganas de trabajar”, dijo Miriam Díaz, Subsecretaria de Niñez, Adolescencia y adultos mayores

Luego vino la lucha con la Policía y la Justicia para conseguir información sobre la búsqueda de Muñoz. “Nos maltrataron en todo momento y nos enterábamos de lo que pasaba por los medios”, recordó Laura, esposa de Miguel y cuñada de Carina. “El error más grande que cometió Carina fue confiar en la Justicia. Nosotros denunciamos e impulsamos un jury donde quedó demostrada la inoperancia del Poder Judicial. De hecho, echaron a un fiscal y suspendieron a un juez”, detalló Miguel.

lugar donde encontraron a muñoz

“En ese momento hubo mucho miedo y los padres no dejaban salir a la calle a sus hijos por temor a lo que pudiera pasar”, dijo Silvina Pérez, Docente e integrante de la Red Interinstitucional de Las Ovejas

A pesar del dolor, los Apablaza descubrieron que lo que les ocurrió a Carina y Valentina era parte de la violencia machista que sigue enquista en la sociedad. “La única manera de que esta violencia machista se termine es que las mujeres se animen a denunciar y la Justicia todavía tiene mucho por hacer para proteger a las mujeres”, concluyó Alejandra, que hoy junto con toda su familia participarán de la marcha que se hará a las 18 en el monumento.

Placa recordatoria del doble femicidio

Es Carina Pero a ella le gustaba escribir su nombre con K.

A lo largo del año que hemos tratado el doble femicidio, optamos por usar “Karina” porque es como a ella le gustaba escribir su nombre y así lo tenía en su muro de Facebook. “En el documento figura con C, pero ella siempre lo escribía con K porque le gustaba más”, aclaró su familia.

Embed

LEÉ MÁS

Marcharán a un año del doble femicidio de Carina y Valentina en Las Ovejas

Comenzó jury contra fiscal y juez por doble femicidio de Las Ovejas

Absolvieron al cuñado del doble femicida de Las Ovejas en la causa por encubrimiento

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario