El clima en Cipolletti

icon
-1° Temp
100% Hum
LMCipolletti

Después del accidente habló Sátaro

Fernando "Sátaro" Mateus comentó sus sensaciones mientras se recupera del fatal accidente en la picada. Aclaró que "no estoy bien así, lo único que me importa es la situación de la familia del joven fallecido".

Luego de que fuera determinada su alta médica Fernando “Sátaro” Mateus, el conductor de la camioneta Chevrolet que protagonizó el accidente fatal el 13 del corriente mes en Las Picadas de la Isla Jordán, se encuentra en reposo absoluto esperando el tiempo y los trámites necesarios para la costosa y fundamental operación para su recuperación.
Con cinco fracturas en un brazo y una en el otro, asegura que el mayor dolor no es el físico, sino el anímico y mental que lo golpea todos los días.
“No estoy bien así, lo único que me importa es la situación de la familia del joven que falleció, me siento desmoralizado y sin ganas de hacer nada”, fueron las primeras palabras del conductor que habló con La Mañana de Cipolletti.
Durante el transcurso de la charla explicó sus sentimientos y su situación de cara a una causa de la cual prefirió no hablar.
Su estado de salud, tanto física como psíquica, no es óptimo, teniendo en cuenta lo vivido en las últimas semanas. Tiene recomendado el reposo absoluto y debe concurrir a tratamiento psicológico.
“A mí no me importa todo lo que se habla de la causa, de un posible juicio, a mí lo que me tiene muy deprimido es el verdadero problema y el dolor que haya fallecido una persona”, alegó Sátaro.
Cuando se le preguntó si tiene miedo con respecto a la situación judicial contestó que “No me preocupa eso, no tengo miedo porque lo que se lleva toda mi atención es lo que sucedió esa noche y la pérdida de la vida de un joven. Todavía no lo entiendo, no salgo del asombro y de la impotencia de lo que sucedió esa noche”.
Fernando Mateus no deja de mencionar el dolor que siente y sabe que la vida del joven fallecido esa noche no volverá, por eso aclara que manda “toda la fuerza posible para los familiares del joven”, y sus “sentidas condolencias”, ante un hecho que espera que “se resuelva como corresponde”.
Las Picadas de la Isla Jordán se realizan hace más de diez años, con el objetivo de erradicar completamente de la zona urbana las carreras ilegales denominadas callejeras. El único accidente fatal registrado en todo el este lapso fue el del viernes 13 con el fallecimiento de Luis Alberto Stoesel, lo que determinó la clausura del lugar. Desde entonces queda la incógnita de lo que pueda suceder con los casi 100 autos del Alto Valle que participaban activamente en el cotejo regional. Será fundamental continuar con la iniciativa de construir o acondicionar un predio para esto, si se quiere continuar con la seguridad vial y evitar lo que sucede en muchas de las ciudades del país. Por este motivo es que la consigna del evento era la de “no corras en la calle, vení a la Isla”.

Dejá tu comentario