Denunció que un policía se llevó de forma ilegal a su hija

Un policía aprovechó una visita para no devolverle la menor a su ex.

“Lo único que quiero es que me devuelva a mi hija, necesito que esté conmigo”, expresó ayer Belén Ramírez, quien hace más de una semana no puede ver a la niña. El 5 de diciembre se la llevó su padre, con su permiso, pero al día siguiente no quiso que volviera con ella, y desde entonces cualquier razón es buena para no entregársela.

El hombre es un policía que se desempeña como sargento en Cinco Saltos. La denunciante es oriunda de Ferri, Cipolletti, pero desde marzo pasado reside en Contralmirante Cordero. Allí se fue a vivir para que su ex pareja no la hostigue más. Es que además de sufrir por su hija, de 7 años, ella sintió en carne propia los golpes, las amenazas y el maltrato como víctima de violencia de género.

Como su ex no le quiere entregar a la nena, el domingo ella se fue a buscarla hasta su casa, pero se volvió con las manos vacías. “No me la quiso entregar, me negó el contacto con ella y me dijo ‘ojo vos y tu pareja, tengan cuidado’”, sostuvo Belén.

La mujer quiso hacer la denuncia en la Comisaría Séptima, pero no se la tomaron; y terminó haciendo una exposición en Contralmirante Cordero. Ayer se encontraba en Cipolletti, recorriendo distintas comisarías y tocando la puerta de la Fiscalía y el Juzgado de Familia 5, donde cursa su expediente.

“Ando por todos lados y me tienen a las vueltas. No encuentro una solución y no puedo seguir esperando. Hace más de una semana que no la tengo”, dijo Belén Ramírez, mamá de la nena que fue apropiada por el padre, un policía.

Lamentablemente, la burocracia del sistema no le permitió solicitar la restitución de su hija si no se presentaba con su abogada, por lo que hoy insistirá en su reclamo, ya en compañía de una representante legal. “Ando por todos lados y me tienen a las vueltas. No encuentro una solución y no puedo seguir esperando. Hace más de una semana que no la tengo y mi nena requiere de cuidados especiales porque tiene una enfermedad en la piel. Estoy sola y necesito que me ayuden”, expresó.

Ella está separada del padre de su hija hace más de un año. “Sufría violencia de género”, contó. Y el episodio más crítico lo vivió el 11 de febrero cuando el hombre, con quien ya no vivía, la interceptó en la calle Belgrano y por la fuerza la metió en su auto. Luego se dirigió hasta la Ruta 151 y la golpeó por todos lados. Le pegaba con el arma reglamentaria que gatilló varias veces pero afortunadamente el tiro no salió.

Ese día ella pensó que la iba a matar; y en cuanto pudo, le mandó un mensaje de texto a una hermana para que llamara a la Policía. Cuando lograron auxiliarla, radicó la denuncia en la Comisaría 32 y una patrulla la llevó al hospital Pedro Moguillansky, donde fue asistida.

La Justicia dispuso una orden de restricción de acercamiento, pero él continuó acechándola en su casa, por lo que entonces decidió mudarse a Contralmirante Cordero y pedirle a su familia que sea la intermediaria para que la nena pueda seguir viendo a su padre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario