Condenan a taxista depravado por la violación de su hija

La Cámara Primera le impuso 12 años, aunque seguirá gozando de libertad.

Un taxista oriundo de esta ciudad fue condenado a 12 años de prisión por violar en reiteradas oportunidades a su hija. Los abusos se iniciaron cuando la menor tenía sólo 7 años y se extendieron hasta su adolescencia. El depravado permanecerá en libertad hasta que la sentencia quede firme.

Luego de una espera cercana a los cinco años, la Cámara en lo Criminal Primera de Cipolletti dictó sentencia contra un hombre acusado de delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo continuado. El veredicto se conoció ayer al mediodía y puso punto final a una investigación que se inició en el 2012 en el ámbito de la fiscalía local.

La resolución era esperada por la víctima pero también por su abuelo, que fue la persona que la acompañó durante los últimos años. “El padre fue un desastre”, reveló con mucho dolor el abuelo de la menor a LU19. Más allá de la grave acusación, el imputado no reconoció los hechos y durante el juicio oral negó los cargos en su contra y aseguró que no sabía por qué su hija lo responsabilizaba de los abusos denunciados.

Para los jueces Álvaro Meynet, Julio Sueldo y Florencia Caruso, no hubo dudas de su culpabilidad y lo condenaron por unanimidad. “A mi juicio, tanto de la prueba testimonial -principalmente del relato de la víctima, su entonces novio, la tía y el propio denunciante- como de la documental e informativa emerge con toda certeza y sin lugar para la dudas que el procesado es el autor material y penalmente responsable del hecho por el que ha sido traído al debate y finalmente acusado, por el señor Fiscal de Cámara”, remarcó Meynet.

La acusación estuvo a cargo de Gustavo Herrera, quien en los alegatos pidió 15 años de prisión, mientras que la defensa a cargo de Juan Pablo Piombo requirió la absolución de culpa y cargo. Conocida la decisión del tribunal, el fiscal consideró: “Logramos que se haga justicia y que el agresor sea condenado. El reconocimiento por parte de los familiares es muestra clara de ello”.

En cuanto al castigo definitivo, planteó: “Si bien no es el que solicitamos, es ajustado a lo que la calificación legal prevé”. “Logramos que la verdad de la víctima sea conocida y que los jueces nos crean”, rescató.

Para los jueces, casi una esclava

El hecho que fue llevado a juicio oral fue uno de los más aberrantes del último tiempo en el ámbito local. Por las características del delito, no se pueden brindar datos filiatorios del condenado y trascendió únicamente que es taxista y se encuentra radicado en Neuquén.

Para el camarista Álvaro Meynet, el imputado sometió a la víctima “a una suerte de esclavitud sexual”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario