César Bordón: "Conocía poco y nada, tenía un par de sus discos de boleros"

César Bordón. Manager argentino. El actor que participó de la serie de Luis Miguel cuenta cómo fue elegido por Netflix y cómo fue conociendo la inquietante vida del cantante.

Georgina Gonzales

gonzalesg@lmneuquen.com.ar

Luis Miguel, la serie se convirtió en uno de los éxitos más importantes de este año en Netflix. Si bien Diego Boneta, quien se puso en la piel del Sol de México, fue el más aclamado por los fans del cantante, Argentina tuvo a su mejor representante: César Bordón.

Con más de 30 años de trayectoria, dedicado hace 12 años al cine –filmó en Alemania, Colombia, Brasil, España, Italia– en 2016 el actor fue el elegido para representar al manager de Luis Miguel: el reconocido, y ahora más querido, Hugo López.

Finalizada la primera temporada de la serie, Bordón contó cómo vivió la autobiografía de Luis Miguel que superó toda expectativa al ser llevada a la pantalla vía streming. “Su historia era muy inquietante y llamativa. Una vida muy fuerte, no tuvo una vida fácil, fue muy audaz que lo haya contado”, dirá el actor argentino, que espera la confirmación de la segunda temporada.

¿Para participar de la serie tuviste que pasar por un casting?

Fue un casting cerrado. Ellos tenían tres o cuatro actores preescogidos por conocer sus trabajos y el perfil físico. Dentro de esos actores estaba yo. Me propusieron primero la idea, ver si podía encararlo. Me interesaba hacer un producto de Luis Miguel en México, y una vez que dije que sí me enviaron los libros, me dieron algunas indicaciones y me pidieron que haga una self-casting. Es como que vos mismo te hacés tu casting con un celular pero yo hice algo más profesional. Los otros actores que estaban elegidos eran Jean Pierre Noher, Gerardo Romano y Marcelo Melingo.

¿Qué conocías de Luis Miguel antes de iniciar este proyecto?

Poco y nada. Me interesaba su música y tenía un par de sus discos de boleros. Me fui interiorizando en su vida, sus cuestiones, sobre todo porque lo requería el guión. Era fundamental estar al tanto de su vida. Su historia era muy inquietante y llamativa. Una vida muy fuerte, no tuvo una vida fácil, fue muy audaz que lo haya contado.

Bordon

¿Cuántas veces estuvo Luis Miguel en el set?

Fue una sola vez, en Acapulco. Y no estuve porque me había ido a descansar a otra ciudad. Hubo una cena con un reducido número del elenco. Luego nos invitó a ver un recital en el Auditorio Nacional en la ciudad de México. Fui con mucha alegría y estuve en la mejor ubicación que tuve en mi vida en un recital. Es curioso, no asociaba la vida que estábamos contando con ese muchacho que estaba cantando. El show es imponente de por sí por su virtuosismo como intérprete, es muy atrapante, no podés mirar a otro lado.

Luego del show ¿tuvieron contacto?

Él no recibe a nadie dentro de su camarín y nos avisó con mucha clase que no iba a recibir a nadie después del show. Simplemente la invitación era para verlo cantar. Creo que la ficción provocó esa ternura en la gente de entender que ese tipo que no decía nada o que no daba notas era un tipo al que le estaban pasando otras cosas muy importantes.

¿Cómo fue la estadía en México durante la grabación de la serie?

La serie fue sumamente cosmopolita. Eran muchos los actores que venían de otros países. Varios vivíamos en un barrio que se llama La Roma, tipo Recoleta de Buenos Aires. Había un petit edificio que tenía cuatro departamentos. En ese apart tenía una planta y en otras estaban Martín Bello (Tito), Anna Favella (la italiana que hizo de mamá de Luis Miguel), y arriba de todo el gran Óscar Jaenada. Diego Bonetta estaba en otro edificio. Nos cruzábamos, tomábamos algo y nos juntábamos para hacer alguna actividad. Igual se trabajaba mucho. El primer mes grabábamos de 10 a 12 horas diarias.

Bordón en la piel de Hugo López, manager de Luis Miguel en los 80.
Bordón en la piel de Hugo López, manager de Luis Miguel en los 80.
Bordón en la piel de Hugo López, manager de Luis Miguel en los 80.

¿Cuándo se viene la segunda temporada?

No lo tenemos muy claro. No hay nada firmado. Cuando comenzamos me habían dicho de hacer la segunda. La idea estaba. Es un momento clave que me parece que tiene que ver más con el negocio. Estamos ante un fenómeno, porque la serie superó las expectativas. Me parece que es un momento para decidir si se hace una segunda temporada, tercera y cuarta. Es el momento de decidir qué se hace antes de empezar a hacerlo.

Tu personaje en la vida real murió poco después de donde llegó la serie. ¿Te quedará poca participación?

La ficción no se rige por las especulaciones cronológicas. No sólo Hugo López murió, murieron todos. Su padre murió, Tito murió, Alex McCluskey, quien lo representó después de López, también murió, la madre desapareció. Pasaron muchos años, pero es una jugada maestra cómo se establecen los capítulos. Si bien el padre (Luis Rey) está muerto, incluso para la ficción, es un personaje que no puede desaparecer. Podría aparecer como recuerdos, no sé, hay figuras que se tienen que mantener estables. En principio el representante sigue, tiene para desarrollar otro disco de boleros.

¿Cómo fue el grupo de trabajo?

Muchas veces uno se junta con compañeros durante cinco meses en una relación correcta y después no los ves nunca más.En esta ficción fue una cosa maravillosa lo bien que estuvimos. Ojalá llegue pronto la segunda temporada, al margen de poder darle al público esta alegría de poder seguir viendo algo que les gustó, ojalá tengamos nosotros la oportunidad porque es una vacación juntarse con los compañeros para hacer una serie de esta talla y con gente de esa calaña.

¿Cambiaron la manera de ver Netflix? Volvió la espera por el próximo capítulo.

Para mí era una de las cosas más encontradas que yo veía en la serie, porque pensaba que no iba a funcionar. Pero no solo funcionó, sino que además la gente esperaba para el otro capítulo, mientras en las redes empezaban a buscar las cuestiones de Luis Miguel. Aunque no sé hasta qué punto fue pensando o necesitado, porque uno de los productores fue Telemundo, que es una cadena televisiva, y para que no se "canibalicen" una con otra pidió que Netflix no suba toda la serie como es habitual.

Esta cosa de semanal, que le daba esta sensación de culebrón funcionó, y fue un fenómeno.

Cuando creaste tu personaje, ¿tuviste contacto con la historia real de Hugo López y Micky?

Fue intuición pura y dichos. Se habla mucho aún hoy del Hugo López en México, donde se considera un maestro de los negocios. No sólo representó a Luis Miguel, sino que a Roberto Carlos, Valeria Lynch, Luis Alberto Spinetta. No había mucho material de ellos. No hay ni un video, es que el apogeo de este vínculo fue en los años 80, y aunque parezca cercano no había celulares, no se su ían videos a la web, y además a Hugo no le gustaba salir mucho.

Lo compuse con los requerimientos de la ficción, y amparado en el anonimato de que la gente tampoco conocía a Hugo López, y que hoy lo conoce más por mí, que por él mismo. Esta es una ventaja que no tuvo Diego Boneta, a quien todos comparaban con Luis Miguel.

La viuda se me acercó para decirme que era increíble cómo vio a su marido representado por mí. Convengamos que lo hacemos quedar muy bien a don Hugo López. Y creo que mi aporte es darle una humanidad profunda al personaje.

Una anécdota para compartir...

Hay una escena que es cuando Luis Rey va con una pata de jamón a esperar a su hijo en un recital y Luis Miguel no lo saluda, y él se queda abrazado a la pata de jamón con una cara de muerto que da pena. Inmediatamente después, Luis Miguel va a ver a Hugo y le dice: '¡Fuiste tú que lo dejó pasar?', y López responde: ' ¿Qué querés que haga? Estaba con una pata de jamón, parecía un muerto en vida?'

Creo que si hubiera visto a Óscar Jaenada hacer esa escena le hubiera dicho de otra manera, le hubiese hecho como una especie de reto. Y sin embargo alguien me dijo,'me encantó que vos seguiste siendo un caballero y con la misma cara de nada le dijiste es tu padre", así que si lo hubiera modificado quizás no hubiera estado bien, al menos para ese espectador. Sostengo la teoría de que los éxitos no se tocan.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario