A diferencia de los últimos dos años, y como sucedió cuando fue inaugurada, la entrada en esta oportunidad volvió a ser gratuita. Esto sedujo a muchas familias cipoleñas e incluso a otras de diferentes localidades de la región.

Este verano, además, el predio lució algo renovado, con sombrillas de paja y un quincho abierto, además de las canchas de tejo, fútbol y beach voley. El lugar también contó con la seguridad de tres guardavidas.

Desde el Municipio admitieron que hubo días, sobre todo los fines de semana, en que la cantidad de asistentes superó las expectativas y temieron que colapsara el predio.

Los menores de edad debían ingresar con algún mayor responsable. Lo que tuvo la entrada prohibida al lugar fueron las bebidas alcohólicas y las mascotas.

Una de las actividades que marcaron esta temporada de pileta fueron las colonias de vacaciones, que se realizaron del 8 de enero al 2 de febrero. Cientos de chicos de distintos barrios participaron de la iniciativa, que se brindó también de manera libre y gratuita.

El domingo estuvo lindo, con una temperatura más que agradable, lo que permitió que la despedida fuera perfecta. Muchos cipoleños quisieron darse el último chapuzón de la temporada en la pileta municipal, por lo que el lugar volvió a lucir colmado.

La idea del Municipio no sólo es mantener el lugar, sino ir mejorándolo año a año, sumándole valor agregado, para lo que el acompañamiento de los vecinos se vuelve fundamental.

La entrada este verano volvió a ser gratuita, lo que atrajo a muchas familias, incluso de otras ciudades. Las colonias también generaron movimiento.

32.000 personas pasaron por la pileta municipal este verano.

La mayoría de los fines de semana el predio estuvo colmado. Esta temporada, a diferencia de las últimas dos, la entrada fue libre y gratuita, lo que atrajo a más familias.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario