El clima en Cipolletti

icon
31° Temp
21% Hum
LMCipolletti Cambio Climático

Cambio climático: las ballenas ayudan a combatirlo

Capturan los gases de efecto invernadero y reponen nutrientes al mar. También contribuyen a la economía.

Las ballenas tienen la capacidad de capturar CO2 -uno de los gases responsables del efecto invernadero- y de reponer nutrientes al mar, por lo que su rol es clave frente al cambio climático, señalan especialistas; en tanto que su contribución a la economía fue estimada en 4 millones de dólares por ejemplar. Las ballenas fueron foco a comienzos de octubre, cuando se hallaron más de 30 ejemplares muertos en la Península Valdés. El episodio, provocado por una floración algal venenosa - “marea roja”- inusualmente intensa, invita a la reflexión: ¿Por qué son tan vulnerables e importantes estos gigantes oceánicos?

“Las ballenas son guardianas de los océanos y de la vida misma”, afirma Roxana Schteinbarg, co-fundadora y coordinadora de Programas de Comunicación del Instituto de Conservación de Ballenas (ICB). Y continúa: “Con sus enormes cuerpos, tienen la capacidad de capturar CO2 (dióxido de carbono) de origen antropogénico, mucho más que un árbol: 33 toneladas a lo largo de su vida, que puede superar los 100 años. Cuando mueren y sus cuerpos llegan al fondo del mar, este gas queda retenido en el lecho oceánico, reduciendo el stock de CO2 en la atmósfera, y contribuyendo como si fueran bosques, a la mitigación del cambio climático”.

Te puede interesar...

Pero no es ésta su única función ecosistémica. Las ballenas son también grandes fertilizadoras de los océanos: al alimentarse de krill y defecar, van reponiendo nutrientes que permiten el crecimiento de algas y otros microorganismos que son a su vez alimento del krill, en un ciclo perfecto de economía circular.

Por otro lado, estas enormes y carismáticas criaturas del mar también contribuyen, a partir de actividades de avistaje, al desarrollo del turismo en muchas regiones del mundo, como la península de Valdés en la Patagonia argentina.

Paradójicamente, y pese a sus enormes contribuciones al ecosistema, las ballenas son una de las especies más amenazadas por los desequilibrios ambientales generados o agravados por la actividad humana: el cambio climático, la basura plástica y la contaminación de las aguas.

Un estudio del ICB y Ocean Alliance mostró los efectos del cambio climático sobre la supervivencia de las hembras de ballena franca austral. De acuerdo con este trabajo, la mortalidad de las hembras aumenta luego de eventos de El Niño, y esto puede retrasar o incluso impedir el nacimiento de nuevos ejemplares.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario