Aún no definen si la acusada del crimen de Honores irá a juicio

Se resolvió desdoblar la audiencia y fijar la continuidad en otra jornada. La mujer continuará con prisión preventiva.

La audiencia de formulación de cargos por el homicidio de Eduardo Honores que se llevó a cabo hoy al mediodía se dividió en dos partes y aún se desconoce si la imputada por el crimen deberá enfrentarse al juicio oral y público. A su vez, el juez Julio Sueldo resolvió mantener la prisión preventiva para la mujer hasta que finalice esta instancia judicial.

La jornada comenzó con el relato de los hechos por parte de la fiscalía, a los cuales los representantes del la querella adhirieron. Según indicó el fiscal, el hecho sucedió el pasado 7 de mayo de 2017 entre la medianoche y las cuatro de la madrugada en el domicilio de la víctima ubicado en calle Villegas al 900, en Cipolletti.

Te puede interesar...

En esas circunstancias y mientras el hombre se alistaba para tener relaciones sexuales en el interior del baño de la vivienda, la acusada le habría disparado con un arma de fuego a la altura del tórax provocándole la muerte para, posteriormente, robar sus pertenencias y dinero en efectivo de la víctima.

Entre las principales pruebas se mencionó el hallazgo de tres huellas dactilares de la imputada, colillas de cigarrillos con su ADN y rastros de calzado que se condicen con las zapatillas secuestradas en su vivienda personal.

A lo anterior, el fiscal sumó el trabajo realizado por el Departamento de Reconstrucción Virtual respecto de la forma en la cual se habría cometido el crimen y de la Oficina de Investigación en Telecomunicaciones sobre el informe de los registros telefónicos de llamadas y mensajes entre la imputada y Honores la noche del crimen. Finalmente, el representante del Ministerio Público también mencionó que algunos de los elementos que fueron robados de la vivienda de Honores fueron secuestrados casi un año después en la casa de la mujer.

El defensor oficial, Juan Pablo Piombo, informó que se estaba produciendo mucha evidencia a favor de su defendida y que en los últimos días recibió una pericia comparativa de ADN que beneficia la teoría del caso que la parte sostendrá en el juicio.

La misma fue realizada a partir de muestras recabadas de un preservativo secuestrado de la casa de la víctima y determinó que no existía un perfil genético de la acusada en el mismo, mientras que indicaba perfiles de otras dos personas. El profiláctico fue hallado en el cajón del dormitorio de la víctima, lo que permitió al defensor inferir que el mismo había sido utilizado esa noche.

Piombo sostuvo que durante la investigación no se realizaron medidas de prueba para avanzar sobre otras hipótesis de investigación que apuntaban a otras posibles sospechosas. En este sentido calificó como débiles las pruebas y solicitó que la imputada – quien permanece en carácter de prisión preventiva – sea liberada de forma inmediata.

Tanto el fiscal del caso como el querellante se opusieron a lo anterior y sostuvieron que no desconocían la evidencia presentada por la defensa pero que no alteraba la teoría del caso y el caudal probatorio presentado por la acusación. En este punto resaltaron que las colillas de cigarrillo y una huella dactilar hallada en el baño sitúan a la acusada en la escena del crimen y lugar donde fuera hallado el cuerpo de Honores, mientras que el preservativo fue hallado en una habitación de la vivienda.

LEÉ MÁS

Honores: un preservativo desliga a la única acusada

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario