“Manifestamos nuestro total rechazo a la tercerización de funciones en el organismo”, expresó Walter Wertmuller, delegado de ATE Río Negro en Senasa, quien manifestó que la empresa privada “llevó adelante una gestión poco trasparente, desencadenando infinitas falencias”.

ATE denunció que el regreso de Funbapa arrastraría consigo el desvío de más de 86 millones de pesos correspondientes a las recaudaciones de las cajas, dinero que hoy se remite al nivel central en Buenos Aires sin retorno para el sostenimiento de controles de calidad.

Por otro lado, el gremio afirmó que más de 220 trabajadores de las barreras -entre administrativos, personal de mantenimiento, técnicos y asistentes informáticos- correrían el riesgo de volver a estar trecerizados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario