Aseguran que hubo pruebas plantadas en casa de Honores

La sospecha será introducida por un testigo de la defensa durante el juicio.

El juicio oral por el crimen del vecino cipoleño Eduardo Honores está todavía lejos de su esclarecimiento y, antes del cierre, podrían conocerse novedades que rozan el escándalo. De acuerdo con fuentes allegadas a la causa, la escena de los hechos habría sido alterada y unas colillas de cigarrillos que vinculan a la principal acusada habrían sido plantadas.

Eso es lo que van a plantear los peritos que restan declarar y que forman parte de los testigos aportados por la defensa.

Te puede interesar...

El debate que se está desarrollando en el edificio tribunalicio de España y Urquiza se extendió un poco más de lo previsto, y mientras hoy declararán los últimos testigos, el viernes se expondrán los alegatos.

Hasta el momento hicieron su aporte varias personas, entre ellas dos prostitutas que frecuentaban a la víctima, con la particularidad de que les ofrecía una suma de dinero menor si tenía que usar preservativo, destacaron las fuentes.

Los testimonios de las mujeres refuerzan lo revelado por la acusada, Irene Méndez, quien en diálogo con este diario contó que visitaba una vez por semana a Honores y que su relación se remontaba a casi un año.

Mientras que en una primera parte se escuchó a testigos aportados por la fiscalía a cargo de Martín Pezzetta y la querella particular, hoy empezarán a desfilar peritos que interesan a la defensa oficial, responsabilidad de Juan Pablo Piombo.

De acuerdo con las fuentes, uno de los peritos se enfocará en unas colillas de cigarrillos que le atribuyen a Méndez. “Las pericias que incriminan a la mujer fueron realizadas en base a elementos recolectados de lugares muy próximos a la escena del crimen -el baño de la vivienda- o en el interior de la misma”, resaltaron desde la fiscalía en su momento. Pero hoy está previsto que un especialista muestre que, por ejemplo, las colillas habrían sido puestas en el lugar donde las secuestraron los integrantes del gabinete de Criminalística.

Más allá del análisis final que hará el tribunal presidido por Álvaro Meynet, las revelaciones del perito podrían transformarse en un verdadero escándalo, considerando que se habría alterado la escena de los hechos, puntualizaron las fuentes.

Otro punto que se pondrá en discusión tiene que ver con un arma de fuego que habría sido utilizada por el homicida pero no se peritó ni se comparó con un proyectil.

Colillas de cigarrillos y zapatillas

El crimen de Eduardo Honores ocurrió el 7 de mayo de 2017 en su casa, ubicada sobre calle Villegas al 900. En el primer tiempo hubo un gran misterio en torno al posible homicida y la acusada, Irene Méndez, fue capturada luego de varios meses.

Entre las pruebas destacadas, además de las colillas de cigarrillos con ADN de la mujer, se encuentran unos rastros de zapatillas. De igual modo, explicaron fuentes judiciales, no coincidirían con el número de calzado de Méndez.

LEÉ MÁS

Mariano Cordi fue declarado culpable de asesinar a su ex pareja, Valeria Coppa

Mañana presentarán el recurso de amparo colectivo de los afectados por los planes de ahorro

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario