Armani se lució y River pasó a cuartos desde los 12 pasos en el Mineirao

El Millonario se plantó con autoridad en el mítico estadio de Cruzeiro y pasó de fase, donde se medirá con el ganador entre Cerro Porteño y San Lorenzo. El arquero de la Selección tapó dos penales. La serie terminó 4 a 2 para el equipo conducido por Marcelo Gallardo.

Embed

El River de Gallardo lo hizo de nuevo y en Brasil alcanzó la clasificación a cuartos de final de la Copa Libertadores luego de eliminar a Cruzeiro en el Minerao por 4 a 2 en los penales, una llave entre argentinos y brasileños que no tuvo goles en los 180 minutos.

De entrada, y como es su costumbre, Marcelo Gallardo sorprendió con la formación inicial. Ya parecía una gran apuesta la presencia de Leo Ponzio en el arranque, pero mucho más osada fue la inclusión de Carrascal y sentarlo a Exequiel Palacios.

Como consecuencia de eso, su equipo tuvo un arranque de partido con amplio dominio de las acciones, muy pronunciado hasta los 15 minutos. En ese tramo hubo buenas aproximaciones contra el arco de Fábio, pero la mejor noticia era que se jugaba muy lejos de Franco Armani.

Sin embargo, el local fue a fondo en la primera y provocó la gran intervención del 1 de la Selección argentina, que tras un centro de la derecha tapó el ingreso de Pedro Rocha en dos oportunidades, más espectacular la segunda, en el piso, a quemarropa, con todo el cuerpo cubriendo el primer palo.

Esa acción le hizo tomar impulso al conjunto de Belo Horizonte, que comenzó a tener buena circulación de pelota en mitad de cancha por unos pocos minutos. Y entonces el Millonario arrimó peligro por la derecha del ataque, encontrando profundidad en la subida de Gonzalo Montiel, el centro atrás para la descarga de Lucas Pratto y el remate sin recorrido de Rafael Santos Borré que se lo hizo fácil al arquero.

Igual de peligrosa fue la de Ignacio Fernández a los 20, en acción individual de derecha al centro y un lindo remate de media distancia que se fue apenas ancho, chocando la pelota contra el parante de la red del arco.

Lo quiso ganar

No quedaron dudas de que el visitante quiso ganar el juego en los 90. A la vuelta del entretiempo, el técnico sentó a Ponzio y soltó a Palacios para la mitad de cancha. River entró de nuevo en la dinámica del partido en la que más cómodo se sentía: lejos de su propia valla y con el control de la pelota.

Pero le faltó siempre el último pase, tomar mejores decisiones en los metros finales, más allá de lo que insinuó Carrascal por izquierda, el mejor del ataque.

Gallardo decidió los reemplazos de Pratto (muy lejos de su mejor versión) y Nacho Fernández (apagado en esta llave de octavos de final). Matías Suárez y Nicolás De la Cruz aportaron lindas paredes, pero en dos tiros libres favorables a River el uruguayo ejecutó muy mal.

Cruzeiro se insinuó con las proyecciones de Luis Orejuela. En una de ellas provocó otra gran intervención de Armani para descolgar un intento de vaselina del moreno lateral.

Lo mejor para el arquero de River estaba por venir. En la definición por penales, el ya ídolo de River arrancó conteniéndole el primer penal al capitán rival Henrique y luego el tercero a David. Si el 1 ataja, tiene que tener compañeros que acierten; y eso pasó, porque De la Cruz, Montiel, Martínez Quarta y Santos Borré no se equivocaron y cerraron el pase para el actual campeón por 4 a 2, otra vez en Brasil, otra vez con Gallardo en el banco de suplentes.

El próximo rival se terminará de definir hoy en Paraguay, con el mano a mano entre Cerro Porteño y San Lorenzo, que también empataron en la ida 0 a 0. El 21 de agosto se disputarán los primeros 90 minutos y siete días más tarde irá la definición.

Embed

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario