"Al final quedo presa yo en mi casa, que soy la víctima"

Paola, indignada tras la liberación de su padrastro, quien abusó de ella.

Paola conoció el infierno cuando a los 12 años su padrastro comenzó a abusar sexualmente de ella. En 2013 denunció el horror que vivía y un año más tarde, el hombre de sus pesadillas fue condenado por la ex Cámara Primera a 15 años de prisión. Fue detenido el día después de su sentencia, y permaneció tras las rejas tres años y medio. Sin embargo, hoy camina libremente por las calles de la ciudad porque la Justicia no confirmó su condena antes de que el plazo legal de prisión preventiva se extinguiera.

Villanueva salió del penal el 23 de febrero, pero la víctima se enteró dos días después al leer la noticia en el diario. Su verdugo, a quien hacía tras las rejas por muchos años más, estaba libre y ella, en cambio, debía ahora preocuparse por su vida y la de terceros. “Termino yo presa, que soy la víctima, y él en libertad”, dijo indignada a LM Cipolletti.

Te puede interesar...

Insólito. Indignante. La misma Corte Suprema de Justicia que dispuso un plazo de tres años y medio de prisión preventiva para Fabián Villanueva (el imputado), en tanto resolvía si confirmaba, revocaba o reformaba la condena, por un recurso extraordinario que presentó su abogado, ordenó la excarcelación porque ese plazo caducó y su condena no estaba firme.

Hoy Paola tiene 21 años. Vive con su madre, una hermana menor, trabaja y estudia, y la impotencia que siente le estrangula la garganta. “Tengo miedo por mí, por mi familia, por mi novio, por mis abuelos, mis tíos, por todos los que me ayudaron durante este proceso. Todos estamos en riesgo. Tranquilamente, este hombre puede tomar venganza”, expresó.

Fuentes judiciales informaron que el Tribunal Superior de Justicia confirmó la sentencia, pero el imputado interpuso numerosos recursos hasta llegar a la Corte Suprema, donde en la actualidad el expediente está pendiente de resolución y no se sabe con certeza hasta cuándo.

Se indicó que antes de resolver la excarcelación, la Corte llamó a las partes para que se expidan. Como era de esperar, la defensa reclamó que Villanueva recuperara la libertad porque el plazo legal de detención se encontraba agotado. La Fiscalía pidió que se prolongara ese plazo, apelando a otros fallos. En tanto, y por alguna razón que se desconoce, el abogado de la querella no respondió al llamado.

“No es justo lo que me está pasando. Tuvieron tres años y medio para revisar el expediente, no lo hicieron y ahora me tengo que bancar que –Villanueva– quede libre”, señaló la víctima, también enojada porque nunca fue notificada. “Me enteré por el diario”, agregó.

Malestar

La víctima teme por su vida y pide más seguridad

El tribunal cipoleño, además de disponer la libertad de Fabián Villanueva, decidió que el condenado lleve una tobillera electrónica para saber dónde se encuentra. También le impusieron ciertas restricciones, como la de no poder salir de Cipolletti ni del país sin autorización judicial. Asimismo, se debe presentar en la oficina judicial todas las semanas y mantenerse alejado a más de 300 metros de la víctima y de su círculo familiar. Sin embargo, pese a estas medidas, Paola (la víctima) no se mostró para nada conforme y mucho menos segura. En ese sentido, dijo que la pulsera “no me garantiza que esté viva”. Advirtió que fácilmente “se la puede sacar, hacernos daños y en poco tiempo cruzar la cordillera”, y sentenció: “No quiero ser otra víctima a la que maten por la tardanza de la Justicia”. Ayer se presentó en la Fiscalía para solicitar presencia policial en cercanías de su casa y de los lugares que frecuenta. Pidió también que la restricción de acercamiento sea de 500 metros y custodia para el imputado. “Es a él a quien hay que vigilar”, concluyó. El delito que se le reprocha a Villanueva es el de corrupción de menores agravado por tratarse de una persona conviviente. Hecho que, además, el propio imputado confesó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario