Acusada de asesinar a Honores empezó una huelga de hambre

Fue encerrada en un calabozo individual tras pelearse con otra interna. En diálogo con este diario, pidió que la trasladen a la cárcel de Cipolletti.

La acusada de asesinar al cipoleño Eduardo Honores está cumpliendo una huelga de hambre luego de que fue encerrada en un calabozo de castigo de la cárcel de mujeres de Roca. “No tengo ninguna sanción”, aseguró Irene Méndez, quien indicó que la medida disciplinaria que le impusieron es por tratar de defenderse de otra interna.

La mujer oriunda de Neuquén capital permanece presa como principal sospechosa del crimen de Honores y espera la realización de la audiencia de control de acusación. Luego será juzgada por el delito de homicidio criminis causa.

Aunque en un primer momento no tuvo mayores inconvenientes en el penal roquense, otra interna, muy violenta, empezó a molestarla debido a que no le prestó atención a su invitación a tener relaciones, indicó Méndez. Fue en este marco que la situación se fue complicando y esta semana, de manera sorpresiva, hubo un feroz enfrentamiento.

Méndez aclaró que se limitó a defenderse y que, enseguida, “vinieron las celadoras”. De igual modo, como castigo, fue alojada en una celda individual donde no tiene contacto con ninguna persona. Por esta razón, elevó un habeas corpus y decidió denunciar lo sucedido porque quiere que la trasladen.

“Es una chica muy agresiva y como es lesbiana me vive acosando. Anduvo por todos los penales pero yo la conocí ahora”, apuntó Méndez sobre la otra presa.

Asegura que es inocente

“Estoy en riesgo”, reiteró en varias oportunidades Irene Méndez, la única acusada de matar a Eduardo Honores. En una primera instancia, tuvo el respaldo de un defensor oficial pero luego pidió la asistencia de un abogado particular. La mujer, de 38 años, asegura que es inocente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario