Un disparo lo dejó sin un ojo y sin memoria

El joven baleado en el Anai Mapu hace poco más de una semana perdió la visión completa del ojo izquierdo y no reconoce a su familia.

El joven baleado en el Anai Mapu hace poco más de una semana perdió la visión completa del ojo izquierdo y no reconoce a su familia. Una tomografía mostrará si la pérdida de memoria es temporal o permanente. De todas maneras, está estable, aunque sigue internado en el Hospital Moguillansky.

Renzo Díaz ingresó a la guardia hace 10 días, estuvo en terapia intensiva, pero ahora ya se encuentra en una sala común. El proyectil sigue alojado en el cráneo y el personal médico afirmó que no va a ser posible quitarlo porque implicaría un gran riesgo para el paciente.

Pese a que su recuperación avanza cada vez más, el joven de 21 años está desorientado y no reconoce a su familia, según relató su madre, Paula Rosales. “No sabe quién soy ni quién es su novia. Por ahora nos tienen a todos como sus amigos”, comentó. La buena noticia es que Renzo respira, camina y habla por su cuenta.

La causa por tentativa de homicidio está caratulada como “autores ignorados”, ya que no hay pruebas contra nadie. Sin embargo, hay tres hermanos, dos mayores y un menor imputados por tenencia ilegal de arma de fuego, a los que se los vinculan con el hecho. Hace falta la declaración de la víctima, por lo que la jueza Florencia Caruso se acercó al hospital para tomarle testimonio a Renzo, pero él se negó a confirmar quiénes fueron los que le dispararon. Según la madre, “no declaró porque no sabe lo que le pasó, piensa que sólo se lastimó el ojo”.

Pero la mujer cree saber quién fue y confirmó que ha recibido amenazas. “Me crucé al cuñado de uno de los sospechosos entre el jueves y el viernes fuera de una farmacia y me dijo que retirara la denuncia porque si no nos iba a ir peor”, manifestó. Aseguró que no les tiene miedo y que no piensa dar un paso atrás.

No teme por ella, pero reconoció que está asustada por su nuera y por lo que pueda pasar cuando Renzo sea dado de alta. “Los que le dispararon viven a tres casas de la de mi hijo y no sé cómo vamos a hacer cuando salga del hospital”, señaló. Los sospechosos están libres por falta de pruebas pero, según afirmó Rosales, tienen custodia policial las 24 horas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario