El clima en Cipolletti

icon
14° Temp
35% Hum

Tomasevich, la mano caliente del Albinegro

Se sumó para jugar el Integración de básquet hace tres partidos y lleva 80 puntos.

Desde hace tres partidos, el básquet albinegro tiene la muñeca caliente de Sebastián Tomasevich. El alero formado en Cipolletti retornó al club de sus amores para reforzar el plantel que disputa el torneo Integración de Río Negro y Neuquén. En tres juegos anotó 80 puntos.

Tomasevich ha sido indomable para los rivales y un respiro para el equipo que dirige Gabriel del Egido. Con su aporte de 26 puntos, Cipo cerró la primera rueda de la fase regular derrotando a Atlético Regina, el campeón de la Asociación del Alto Valle, y demostrando que dará batalla para conseguir el pase a los playoffs.

“Tengo una evaluación más corta que el resto de mis compañeros porque jugué tres partidos. Pero considero que es súper positiva, es un equipo que tiene cosas para corregir, obviamente, pero que está encontrando el camino”, destacó el basquetbolista, que viene de jugar la última temporada en Neptunia de Gualeguaychú.

Sebastián es optimista de cara a las revanchas de la zona B, que para el Albinegro se pondrán en marcha mañana a las 21:45 con la visita a Pacífico. “Creo que con el correr de los partidos vamos a andar cada vez mejor”, manifestó.

26,6 El promedio de puntos en tres partidos

En su debut frente a Centenario, Tomasevich marcó 28 puntos y contra Centro Español de Plottier y Atlético Regina anotó 26.

Mañana, desde las 21:45, Cipolletti visitará a Pacífico en el inicio de la rueda de revanchas del torneo Integración. La ida fue para el Decano.

Lejos de casa

El primer desafío profesional de Tomasevich fue en Atlético Regina, y desde La Perla del Valle pasó a jugar el TNA en San Lorenzo de Chivilcoy, donde estuvo hasta llegar al combinado entrerriano. “Desde que era chico mi idea siempre fue jugar profesionalmente, y para eso me tuve que ir lejos de acá. Mi mayor motivación fue dedicarme a este deporte que tanto me gusta”, contó el deportista de 23 años.

En poco tiempo pasó a ser uno de los tiradores más efectivos del torneo. “Creo que desde juveniles empecé a convertirme más en tirador, uno va encontrando su juego solo, desde entonces muchas jugadas empezaron a armarse para que yo salga a tirar y creo que ahí ya me empezó a gustar el aro”, expresó entre risas, pero remarcó: “Es algo que no te podés dejar, a mí me gusta mucho entrenar y más sobre mi tiro, que es lo más fuerte que tengo”.

“La verdad es que es lindo que en un club de fútbol, porque esa es la realidad, se quiera desarrollar más el básquet. Es motivador”.Sebastián Tomasevich. Alero albinegro

Dejá tu comentario