Sin acusados por el brutal asesinato en La Corajeada

A más de dos años, el ataque a balazos ocurrido en la chacra cipoleña podría terminar impune.

A más de dos años del brutal hecho ocurrido en la chacra La Corajeada, ubicada sobre Circunvalación Illia, la Justicia local se quedó sin imputados y deberá empezar de cero la investigación por el homicidio de Jorge Hernán Díaz. Días atrás, en una audiencia realizada en el edificio judicial de Urquiza y España, se confirmó el sobreseimiento de Darío Ariel Berart, Domingo Santos Bengolea y Alberto Rogelio Giménez.

Los tres hombres habían sido detenidos a mediados de abril de 2016. Tanto el ex fiscal Marcelo Gómez como la jueza Florencia Caruso los consideraron responsables de un ataque con armas de fuego, por lo que fueron procesados por el delito de homicidio criminis causa “agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y alevosía en concurso ideal con portación ilegal de arma de fuego calibre 38”.

Sin embargo, la defensa particular, a cargo del abogado Claudio Romero, no estuvo de acuerdo con la prueba de cargo: un dermonitrotest que revelaba la supuesta presencia de pólvora en las manos de los sospechosos. En este marco, avanzó con una apelación ante la ex Cámara Segunda en lo Criminal de Cipolletti, que se pronunció en consonancia con su posición y no sólo ordenó la liberación de los tres procesados, sino que los dejó al borde del sobreseimiento.

Entre los cuestionamientos de los magistrados, explicaron fuentes allegadas a la investigación, se hizo hincapié en lo endeble de la prueba de la pólvora, porque era algo “orientativo” pero nunca definitivo para acusar a los tres hombres.

Este punto había sido criticado por el abogado defensor, que se encargó de poner en duda la fiabilidad del trabajo llevado a cabo por peritos de la Policía provincial y sugirió otras pruebas científicas, más rigurosas y en algún laboratorio forense especializado.

El tiempo transcurrió y el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti no pudo recolectar otros elementos de peso en contra de los sospechosos. Desde la defensa se insistió en su inmediato sobreseimiento.

La semana pasada, en una audiencia presidida por la jueza Caruso, se confirmó la medida a favor de los tres únicos acusados por el hecho.

Detenidos porque trabajaban al lado

El crimen del encargado de La Corajeada, un predio situado sobre Circunvalación Illia entre la calle San Luis y la Ruta Nacional 151, generó un gran despliegue policial. También fue necesario sofocar un incendio en un quincho, que supuestamente habrían provocado los asesinos.

A los sospechosos los involucraron porque se encontraban en un predio cercano, en unas casillas, trabajando en una obra en construcción.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario