Sin acuerdo, los Montecino van al banquillo por estafas

A pesar de sus intenciones, serán juzgados por asociación ilícita.

Primero fue un procedimiento de enorme magnitud y un vendaval de denuncias; después vinieron varios fallos en contra y el enojo del procurador de la provincia. Finalmente, durante esta semana, los Montecino enfrentarán la acusación por liderar una supuesta banda que vendía vehículos robados y defectuosos.

Serán los protagonistas de la denominada audiencia de control de acusación, previa al juicio oral. De esta forma, queda descartada la posibilidad de cualquier acuerdo, que fue la pretensión de los acusados durante los últimos meses.

A Pablo Montecino y Pedro Hernández se les atribuye el grave delito de asociación ilícita; estuvieron detenidos por algunas semanas hasta que consiguieron el beneficio de la libertad aunque se encuentran monitoreados mediante tobilleras electrónicas. En tanto, hay otros integrantes de la familia del fallecido Héctor Montecino y su hermana Ruth involucrados, que enfrentarán cargos menos graves. A ellos se suman supuestos cómplices como Juan Carlos Torres, precisaron fuentes judiciales.

En la audiencia que se llevará a cabo el martes se espera la asistencia del conjunto de los sospechosos, acompañados por sus defensores. Enfrente estará la fiscalía a cargo de Guillermo Merlo, quien fue el encargado de avanzar con la investigación y llevar a juicio a la presunta banda.

Los primeros pasos que dio la policía local, junto con el Ministerio Público, fueron a partir de denuncias de particulares que compraron sus vehículos entre abril de 2016 y diciembre de 2017. Las presentaciones derivaron en un gran procedimiento realizado a fines del año pasado en autoparques y casas particulares, con la incautación de autos y camionetas y una cifra cercana al millón de pesos.

La intensa labor policial fue encabezada por los integrantes de la Brigada de Investigaciones de Cipolletti.

--> Criterio de oportunidad bajo la lupa de jueces y fiscales

La antesala del juicio contra los Montecino por supuestas estafas con autos robados y defectuosos estuvo marcada por idas y vueltas, con un fuerte embate de la defensa para lograr evitar el juicio. Uno de los motivos principales de estas acciones legales no fue la dilación de los tiempos sino que imputados como Pablo Montecino y Pedro Hernández tienen antecedentes y cualquier posible condena sería de carácter efectivo, explicaron fuentes allegadas a la investigación.

Fue en ese marco que el abogado particular de los supuestos líderes de la banda se aferró al criterio de oportunidad y se entrevistó con las víctimas para ofrecerles un acuerdo. Sin embargo, la novedad generó un gran enojo en distintos sectores y principalmente, el procurador general, Jorge Crespo, quien mediante un comunicado público desestimó cualquier posibilidad de beneficios para los cipoleños.

La última en manifestarse en contra del acuerdo fue la jueza Alejandra Berenguer, quien dijo: “Sólo contamos con la manifestación de la defensa respecto de los acuerdos reparatorios. Pero no se acreditó de otra forma, no se demostró la existencia de acuerdo alguno y no se encuentra con la conformidad de la fiscalía”.

--> Vigilados con tobilleras electrónicas

Durante los allanamientos realizados en diciembre, se concretó la detención de los sospechosos. Sin embargo, se sucedieron los pedidos de excarcelación y Pedro Hernández fue liberado por sufrir una lumbalgia crónica. También su hermano Pablo recibió el beneficio tiempo después y sólo se les impuso el uso de una tobillera.

Entre los familiares de los principales acusados que deberán sentarse en el banquillo se encuentra Cristian Hernández, quien había sido apresado en la terminal de micros durante una operación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario