"Si vuelvo a mi casa me mata, buscará la forma"

Violencia de género. La joven golpeada por su ex relató su calvario.

Guadalupe Maqueda

Maquedag@lmneuquen.com.ar

Empezó con insultos, una cachetada, un vaso de agua fría a la cara, una patada que no dejó marcas; y los últimos golpes que recibió la dejaron sin habla. “Duelen los golpes, duele todo. Mi cuerpo no da más”, confesó la mujer de 29 años que escapó de la muerte cuando su ex pareja irrumpió en su vivienda de la toma 2 de Febrero.

En un descuido, salió corriendo con su nena de 2 años, pero no pudo llevarse a su hijo de 7. El niño quedó a merced de su ex pareja, y es otro motivo para que su cuerpo tiemble. “Sólo pude agarrar a mi chiquita y salir corriendo. Me tiene mal no saber nada de él”, contó.

Tanto miedo le tiene a su ex, que ni siquiera dijo su nombre, y le preocupa no saber cómo seguir. Había encontrado un refugio temporario en otro asentamiento de esta ciudad, donde los vecinos organizados cuentan con un espacio para asistir a víctimas de violencia de género. Pero su estadía no será indefinida y cuando llegue el momento de irse, no sabe dónde vivirá con sus hijos. La única certeza que tiene es que no puede volver a su hogar. “Si vuelvo a mi casa me mata, buscará la forma”, le aseguró a LM Cipolletti.

El calvario de esta cipoleña comenzó hace tiempo, pero no dejaba marcas visibles. Tuvo su primer punto de inflexión con las lluvias interminables de mayo. La cachetada, el agravio que hasta entonces recibía, terminó en una brutal golpiza y la mujer lo denunció.

El segundo episodio de violencia inusitada se desencadenó en la madrugada del lunes, cuando el hombre casi tira abajo la reja de su casa. Una vez adentro, comenzó el maltrato. Se fue y volvió varias veces, y le revoleó un mate y un plato de comida por la cabeza, la agarró de los pelos y la bajó de su cama. Golpes y más golpes.

“Me buscaba por un lado y por otro, cualquier excusa le venía bien… porque no se podía acostar conmigo cuando estaba con los chicos, enojado porque le dejaba las sobras para comer, y yo le dije que ya estaba cansada”, relató la mujer. Recordó que él le dijo “te voy a matar, hija de puta” y luego la atacó con extrema violencia. Además, la obligó a comerse algunos restos de milanesa que le metió en la boca hasta atragantarla. Aun así, sacó fuerzas de donde no tenía para zafar de la situación ni bien pudo. “Si no, no la estaría contando”, reflexionó.

Escapó corriendo y no volvió más. Le pidió ayuda a un vecino, quien llamó a la Policía y un móvil llegó a su casa. Más tarde fue a radicar una denuncia pero no se la tomaron porque su ex también había resultado herido. “De alguna forma me tenía que defender, era mi vida, y con una jarra de plástico le corté la ceja”, comentó (ver aparte).

Contó que en la unidad policial le dijeron que se vaya a su casa, pero ella tenía claro que no podía volver. Decidió ir a la plaza del barrio Anai Mapu donde las barrenderas municipales la encontraron toda ensangrentada y contactaron a Lila Calderón, la dirigente barrial que la llevó al hospital y le dio refugio.

En el refugio durmió a salvo con su nena y custodia policial, pero su descanso tiene la firmeza de un papel que se tuerce con el mínimo soplo. “Cierro los ojos y se me viene la imagen de él golpeándome. Es difícil, de esto no te recuperás de un día para otro”, concluyó.

“Me agarró del cuello y me dio con mucha bronca. Me pegó hasta que me quedé sin aire. Yo le pedí que pare, pero fue peor”. Víctima de violencia de género. Reservó su identidad por miedo a represalias.

Aseguró que la Policía no le “dio bolilla”

Pese a que su ex marido violó una orden de restricción judicial para acercarse a ella y a su hogar, ni siquiera eso le valió para que en la comisaría le dieran una solución. “No me dieron bolilla”, expresó la víctima.

Mañana se volverían a ver las caras ante la Justicia y no sabe más que eso. “Yo necesito un lugar donde poder estar con mis hijos”, manifestó.

La dirigente barrial Lila Calderón reclamó que los organismos públicos le garanticen seguridad y un lugar donde vivir.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario