El clima en Cipolletti

icon
22° Temp
54% Hum
LMCipolletti Superclásico

Se mira y no se toca: el Súper fue para River

El Millo se quedó con el último derbi del año en Córdoba. Lucho González, con un golazo, selló la victoria del equipo de Núñez.

Córdoba.- El último Súper del año se fue para Núñez. En Córdoba, River le ganó por la mínima diferencia a Boca en el amistoso y tendrá mayor envión anímico para encarar el tramo final de la Copa Sudamericana. Boca sintió la falta de sus referentes y no pudo hacer pie en suelo cordobés. Monzón se fue expulsado en el primer tiempo.

En apenas 6 minutos de partido, una gran jugada colectiva de River finalizada de forma magistral por Lucho terminó en el gol para el Millonario. Vega inició la jugada con una pisada para sacarse la marca y se la dio a Pisculichi que, de caño, habilitó al número 27 quien, con la cara externa del pie derecho, dejó desplomado al arquero Sara.

Te puede interesar...

El equipo de Gallardo controló mejor la pelota en toda la etapa y fue a partir del juego asociado entre Pisculichi y Lucho que salieron las mejores acciones del equipo de Núñez. Boca, por su parte, pareció sentir más la ausencia de sus referentes y no pudo mostrar el nivel que lo mantiene como líder del campeonato.

Sin embargo, con más empuje que juego, los de Arruabarrena casi lo empatan gracias a un cabezazo de Magallán. El defensor le ganó en el salto a Chiarini, que salió mal, y la pelota se estrelló en horizontal en lo que fue la jugada más peligrosa del Xeneize en toda la etapa.

Sólo algunos minutos más tarde, cuando el partido se estaba picando, Monzón le metió una innecesaria patada a Mora cuando este estaba acorralado por la línea lateral, y el árbitro le mostró la tarjeta roja.

7 Superclásicos se jugaron en 2015. Boca ganó cuatro, River dos y el restante fue suspendido.

A partir de ahí hasta el cierre de la etapa fue todo para el Millo, que de todas formas careció de precisión y no pudo rubricar en el marcador la diferencia del hombre a favor. River fue superior, manejó los tiempos a disposición y se fue al vestuario con más ánimo que su rival.

En el segundo tiempo, el equipo de Gallardo salió con la misma fórmula y dominó a un replegado Boca. De entrada, el arquero le tapó un buen tiro libre a Pisculichi que tenía destino de gol.
River asedió el arco defendido por Sara, pero le costó mucho lastimar a la defensa de Boca, que fue de hecho el que generó la primera de peligro. En una contra, Chávez quedó cara a cara con Chiarini y remató fuerte abajo para exigir la tapada del arquero. Más tarde, Ponzio intentó desde afuera, pero Sara controló bien.

Sin sobrarle demasiado, River siguió dominando pero fue otra vez Boca el que tuvo las más claras. Chávez nuevamente falló de cara al gol (la mandó al lateral) y luego el ingresado Cristaldo hizo lo propio de cabeza.

Pasando la media hora, River comenzó a hacer sentir el hombre de más y tuvo varias claras para liquidarlo. A Maidana le anularon mal un gol por un supuesto offside y luego Saviola lo erró solo de cabeza cuando entraba por el segundo palo. Antes del final, Mora intentó pinchársela al arquero y la pelota pegó en el travesaño. River fue mejor y se llevó una justa victoria ante el diezmado Boca. El que ríe último...

El neuquino Marín sigue sin suerte ante el Millo

El neuquino Leandro Marín buscaba redimir su historial negativo en los Superclásicos. Algo que no logró en el partido de anoche, ya que no tuvo la mejor actuación.

Los errores comenzaron desde el primer tiempo. Pases imprecisos, falta de cierre en las contras y una labor deslúcida.

Esas fallas quedaron comprobadas en el primero gol de la mano de Lucho González.
En el segundo tiempo tampoco logró brillar. Llegadas tardes y casi un gol en contra en el minuto 13. Una pérdida ante el Pity Martínez que casi termina en gol a los 35 y varios rechazos cortos, marcaron otra noche olvidable para Marín frente a su eterno rival.

La imagen de la noche, corriendo detrás de Lucho González, a quien no pudo contener en todo el partido. Una mochila que el neuquino no puede quitarse de encima.
Dicen que el fútbol siempre da revancha, ¿tendrá Marín la suya?

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario