El clima en Cipolletti

icon
21° Temp
31% Hum
LMCipolletti Albinegro

"Se me hacía difícil jugar, pero nunca bajé los brazos"

Ávila vio a Cipo desde fuera de la cancha en varios partidos.

La perseverancia les dio réditos a Ezequiel Ávila y a algunos de los jugadores del club que arrancaron relegados en la consideración del cuerpo técnico pero comenzarán los playoffs afianzados en el once titular.

Es que la chapa de los refuerzos se fue volando a medida que avanzaba el campeonato casi como en una tormenta y estuvieron a punto de llevarse consigo al ciclo de Henry Homann, que después de la quinta fecha del nonagonal cambió rotundamente.

Te puede interesar...

Hay un antes y un después de aquel viaje a Carlos Casares y Ezequiel Ávila ha sido parte activa de la transformación.

“Se me complicó por el esquema que utilizábamos y era difícil poder jugar. Intenté adaptarme a otra posición, pero el carril es lo que me sale por instinto”, reconoce Ávila, a minutos de subirse al micro rumbo a Las Parejas, Santa Fe.

Su posición era una de las que había prescindido el cuerpo técnico en sus planes de pizarra. Gastón Pinto, como 3, la extrañó horrores hasta llegar a perder el puesto a manos de Nelson Seguel.

El repaso por los nombres en el equipo titular de mañana no pasa desapercibido para nadie que esté cerca del día a día en Cipo. Eduardo Vilce, Juan Pablo Pereyra y Lucas Farías en el banco; Ávila y Daniel Opazo entre los once titulares.

“Es raro si se analiza de esa manera. Uno podía creer que sería el momento para otro, pero nunca bajé los brazos. Internamente creía que podía terminar jugando con un esquema como el actual, por eso le metí siempre para adelante”, dijo el futbolista saltense.

Partido a partido

Los playoffs son una historia diferente en el ascenso, por eso el plantel tiene prohibido imaginar más allá de los próximos 90 minutos.

“Hay de todo en estos compromisos, viajes, programación. Por eso hay que ir partido a partido. No se puede pensar más allá. La idea es salir y hacer nuestro juego. Ojalá pudiéramos hacer un gol antes que el rival”, adelantó el mediocampista como parte de la estrategia en el campo de juego.

Fuera de él también se debe planificar la mejor manera de pasar las 20 horas del viaje que el plantel inició ayer a las 19:30. “Con el Tuti (Del Prete) no llevamos las colchonetas del club e intentamos dormir lo máximo posible. A veces se puede”, cerró mientras se ilusiona con vivir muchas de estas salidas oficiales en el camino al ascenso.

Escenario

Una cancha sin mucha presión externa

Las Parejas es una institución sin demasiadas presiones externas en los partidos como local.

Dueño de una cancha que en general suele presentar un buen piso de césped natural, el club finalizó penúltimo en el nonagonal que compartió con Cipolletti, ante el que alcanzó la única victoria del reducido, pero como visitante.

Los números demuestran las dificultades que tuvo para marcar supremacía ante su propia gente en La Fortaleza, apodo de la cancha, y con mantener la categoría cumplió su principal objetivo de la temporada.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario