El clima en Cipolletti

icon
Temp
43% Hum
LMCipolletti docente

Ratifican absolución de docente acusado de abusar de una alumna

Lo confirmó Impugnación -por mayoría- ante el beneficio de la duda. El mismo profesor ya había sido denunciado por otros casos similares, pero esas presentaciones no prosperaron en Educación. El fallo ordena remitirlo a la cartera provincial para que se tome intervención.

El Tribunal de Impugnación rionegrino rechazó –por mayoría- la apelación presentada por el Ministerio Público Fiscal contra un fallo que absolvió a un docente de una escuela secundaria de Cipolletti acusado de haber abusado de una alumna.

Te puede interesar...

El dictamen, además, ordena enviar copia al Consejo Provincial de Educación y al Ministerio de Educación, para poner en conocimiento que durante el debate surgió que el mismo docente había sido denunciado por otras alumnas por episodios de acoso.

El profesor –cuya materia no se precisará como tampoco el establecimiento educativo- fue enjuiciado en este caso por el delito de “abuso sexual simple agravado por la calidad de educador”.

Según la acusación, encontró a la menor cuando cargaba agua en la cocina, y tras sujetarla de atrás tocándole por encima de la ropa los laterales del glúteo, y aproximándola hacia su entrepierna, le habría dicho “...sabes lo que haría yo con esa cola...”.

El veredicto absolutorio del tribunal de primera instancia, integrado Florencia Caruso, Julio Sueldo y Sonia Martín, fue unánime, y se asentó en el beneficio de la duda, al considerar que el fiscal Jefe que encabezó la investigación, Santiago Márquez Gauna, no logró acreditar el momento de la supuesta agresión.

No obstante, Márquez Gauna recurrió esa resolución al entender que la sentencia “cae en un error de interpretación respecto de la congruencia en cuanto al modo que se produce el hecho (el lugar, el día y la hora)”, y afirmó que ocurrió después de las 9,30, tras el timbre que anuncia la finalización del primer recreo.

En el análisis, los jueces de Impugnación, Miguel Ángel Cardella y Carlos Mohamed Mussi, sostuvieron sin embargo que quedó acreditada la hipótesis de la defensa, referida a que el hecho no existió, puesto que lograron comprobar que el hombre siempre estuvo rodeado de gente y que ninguno de los testigos ubica a la chica en la cocina.

Por lo tanto, concluyeron que “más allá de la declaración de la víctima lo único que existe es una carencia de pruebas para fundar la incriminación”.

Entre los cuestionamientos, señalaron que la Fiscalía “no ha aportado ninguna prueba direccionada a acreditar que (la menor) salió del aula y se dirigió nuevamente a la cocina donde pudo haber llevado a cabo el hecho”

Testimonio de la víctima, “fundamental”

Por su parte la jueza María Rita Custet Llambí votó a favor de revocar el fallo y condenar al acusado. Reclamó que el tratamiento del caso debió haberse con perspectiva de género, y resaltó que en los hechos de abusos sexuales en los que no aparecen testigos “el testimonio de la víctima resulta fundamental y el mismo debe encontrarse corroborado por otros indicios y pruebas”. Advirtió que “Sus palabras fueron prácticamente omitidas en la redacción de la sentencia a pesar de que resultan fundamentales para realizar el análisis riguroso del testimonio”.

El mismo profesor involucrado en otros casos

En el debate surgió que el mismo profesor había estado involucrado en otros casos de presunto acoso contra otras alumnas. Lo supo la madre de la joven denunciante cuando se enteró del hecho y se presentó en la escuela, donde le dijeron que el día anterior habían labrado un acta por la denuncia de una joven. No solo eso, sino que la mujer fue al Consejo Escolar adonde fue le expresaron que, “efectivamente, habían existido otras denuncias contra el mismo docente y que no había pasado nada, que las alumnas se cansaban de esperar una respuesta, egresaban y todo quedaba en la nada”. Incluso una docente a cargo de los sumarios en el Consejo coincidió que “existían otras denuncias de alumnos de años anteriores contra el mismo docente, pero por la pandemia no habían podido avanzar con la tramitación”. Para los jueces también fue llamativa la postura del entonces director cuando fue consultado al respecto. Por este motivo el reciente fallo ordena remitir copia de la sentencia al área educativa “a efectos de poner en su conocimiento la información aquí expuesta”.

Los puntos discordantes

La hipótesis de la fiscalía sostuvo que, tras finalizar el primer recreo, a las 9.30, la chica le pidió al profesor de ese momento que le permitiera salir para cargar agua en un bidón que había en la puerta de la cocina.

En eso estaba cuando apareció el profesor, la tomó de atrás y le expresó la frase lujuriosa.

La defensa del acusado sostuvo –y fue uno de los argumentos absolutorios de los jueces- que el docente al sonar el timbre salió del laboratorio acompañado por otra profesora, y que juntos caminaron por el pasillo. Al llegar a la cocina el hombre ingresó y saludó a una portera, y siguió camino rumbo a su curso, donde se encontró con el celador.

Tanto la docente como la portera fueron testigos de relevancia que sostuvieron su inocencia, pues afirmaron no haber visto a la adolescente en esa escena.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

37.5% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
62.5% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario